domingo, 9 de mayo de 2010

El polémico DMS.

Entzun, mutikoks eta neskak...; Ascolti, nems...; Lo más guay para diferenciarse de las aborregadas masas y justificar lo injustificable es decir que tienes una enfermedad psiquiatrica. Como lo oyes, chavea. Para eso eso está al Manual de Diagnóstico de la Sociedad Americana de Psiquiatría. De hecho, en el segundo tomo, esos señores tan serios seguían considerando la homosexualidad como un desorden nervioso de tipo sexual. Menos mal que algunos gays ya han terminado la carrera de psiquiatría, y eso se ha dejado de lado.
Ahora tenemos el transtorno de apatía (no es no tener ganas de no hacer nada; es un peligroso transtorno); la adicción a Intenet; el Sindrome de Alienación Parental (no sé lo que es, pero suena peligroso); etc, etc...
Si sus hijos lloran, sufren rabietas y cambios de humor repentinos sufre en realidad desregulación del temperamento con disforia. Necesitarán pastillas para solucionar algo que se arreglaba tradicionalmente con la suela de las zapatillas de mamá. Comer desmesuradamente al menos una vez por semana y sentir culpabilidad después no tiene nada que ver con los códigos de estética de la publicidad. Se llama transtorno por atracón.
Lo único que se va a conseguir con localizar enfermedades mentales donde no las hay es que personas con auténticos problemas no reciban la ayuda adecuada.
El DMS de 2013 considera la adicción al sexo - que por fin es un transtorno real- un problema siempre y cuando una persona presente unos determinados síntomas durante un espacio de tiempo superior a los seis meses.
El Síndrome de Asperger - esa condena a cadena perpetua a la que me ha condenado mi cerebro- empezará a estar contemplado en los TEA ( transtornos de espectro autista). Esto a causado protestas de enfermos y familiares, porque nadie quiere estar encajonado con otros transtornos más graves y perder consideracion social y recursos públicos.
A modo de curiosidad, puedo hablar de algunos transtornos exóticos como la discalculia, que es dificultad para aprender matemáticas; o el transtorno de rumiación, que es mantener un bocado en la boca sin proceder a tragárselo.

1 comentario:

  1. Aqui la menda, se ve incapaz de enumerar todos sus transtornos ...Y no solo yo , ¿ quien se libra entoneces ?? ni blas!!!!! ...
    Vreoq ue deberiamos de dejar de ser tan mneo cuentistas.Por cierto, que yo escriba tan , tan mal estoy egura que es motivado por mi duisagrafia...Lo siento.
    Que leches ....igual tienes suerte y tu trastornos te hace leerlo bien.
    Saludos locos!!
    ira

    ResponderEliminar