lunes, 5 de julio de 2010

Esas increíbles hormigas...


Cuando era niño, a Bert Hölldobler, el mayor experto de hormigas del mundo, le permitieron tener una colomia de hormigas en la habitación. Eran unas hormigas rojas de un bomito color pardo. Al poco tiempo se dio cuenta de que las horas nocturnas eran las que aprovechaban para salir a por comida. Por esta razón, colgó un cartel en la puerta de su habitación donde prohíbía pasar la aspiradora por las mañanas.

Hölldobler acaba de publicar Superorganismos, donde se describa el día a día de una colonia de hormigas.

"En esta obra cuento, por ejemplo, que un clan entero de hormigas legionarias, cientos de metros de suelo de la selva alfombrados por las hormigas, consumen todo lo que encuentran a su paso. Como no tienen nidos permanentes han evolucionado hacia esta conducta", dico Hölldobler.

"Luego tenemos a las hormigas cortadoras de hojas. Esta especia emplea los hojas para alimentar a un tipo concreto de hongos del que más tarde se alimentan. !Son agricultoras! Y para ello han creado una especia de estado, la colonia, detallado al milímetro, con supersoldados y obreras grandes, medianas y pequeñas. Las medianas cortan los fragmentos en porciones más pequeñas y manejables. Las otras se ocupan de recolectar la parte nutritiva del hongo. Cada uno de los grupos integra un conjunto de individuos fijo. Si matásemos a todos los soldados, la reina pondría huevos de hormiga soldado hasta completar el cupo". Este Hölldobler está cada vez más entusiasmado.

La reina es el único miembro de la colonia que se reproduce. Llega a poner 29 000 huevos diarios.

"Las hormigas cortadoras de hojas construyen nidos de unos 8 metros de profundidad que se extienden a lo largo de 50 metros cuadrados. Se han encontrado túmeles totalmente rectos de 90 metros de largo de los que salían avenidas secundarias que conducían a los criaderos circundantes. Para unos insectos como las hormigas, sería el equivalente a la Gran Muralla China de los humanos. También excavan pozos de ventilación, ya que los hongos de los que se alimentan producen una gran canidad de dióxido de carbono. Incluso crean cámaras de desechos en lugares donde la temperatura es dos grados más altas que en el resto del hormiguero".

Para descubrir el origen de estos prodigios de la organización hay que remontarse 120 milones de años. Las primeras hormigas evolucionaron a parir de avispas que habían perdido las alas en medio de la conquista del suelo del bosque. Las primeras colonias eran muy primitivas. Las obreras tenían los ovarios bastante desarrollados, por lo que dejadas a su suerte, podían transformarse en reinas. De hecho, tras la muertes de las hormigas reinas del Jurásico, se desataban cruentas luchas sucesorias para ocupar su lugar.

Unos millones de años más tarde, las obreras dejaron de desarrollarse sexualmente. De esa manera, surgieron colonias enormes con miles de trabajadoras estériles.

En la actualidad, la biomada de las hormigas de la cuenca amazónica supera a la de los reptiles, pájaros, mamíferos y anfibios junta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario