jueves, 8 de julio de 2010

Los piranha; una ventana al pasado.


Leí en una ocasión en una página web llamada http://www.nationalgeographicnews.com/ un artículo sobre los orígenes del hombre. El articulista se hacía lenguas de una teoría de lo más peregrino. Fue el lenguaje lo que llevó al pensamiento simbólico, y lo que dio a los hombres de Cromagnon la ventaja evolutiva frente a los hombres de Neanderthal. Los recién llegados a Europa en - 35000 podían hacer planes más complejos porque tenían un lexico más rico y porque tenían capacidad de usar la imaginación en busca de posibles soluciones a los problemas de su vida cotidiana.


¿Qué por qué me he acordado de esto? Porque en las páginas de Geo me he encontrado con un pueblo indígena de Brasil que no son capaces de abstracciones simbólicas: los piranha. Son incapaces de elaborar un lenguaje con frases subordinadas.


Dan Everett, antiguo misionero, antropólogo, y lingüista, le pregunta a uno de los cazadores Xooópaí que le cuente cómo cazó un caimán:

-Cuenta al aparato: mataste en la noche un caimán.


-Alzo mi voz: todavía no he matado ninguno. Después busco río arriba. Busco río arriba. Busco río arriba. No. No hay ninguno. Después mí habla: el caimán probablemente tiene miedo. Miedo, l caimán. Busco en la confluencia de las aguas. Después mi habla. !Ahora! Ya matado. Después vuelvo. Entonces la luna ya se mueve hacia arriba. Después estoy de vuelta.. Ningún sol. Dan duerme. Lo verá al sol.


Los piranha tampoco tienen palabras para denominar los colores, ni expresiones para "ayer" y "hoy". Dividen las cantidades entre "un poco", "muy poco" y "muchos", sin precisar cuantas unidades requiere cada una de ellas.


Ahora pasemos al episodio del pensamiento simbólico. El lego preguntará de qué puñetas estoy hablando. Voy a poner un ejemplo cristiano. El sacerdote levanta la hostia y el cáliz lleno de vino de misa. En esos instantes de la ceremonia, el feligrés se imagina que consume la carne y la sangre de Cristo, aunque las viandas no pasan de ser pan azimo y vino aguado. Pues bien; los piranha tendrían problemas para llegar a tal grado de sofisticación.

Dan Everett le pregunta a Xigábai, otro cazador, quién creo la selva.

-"Los piranha llegaron a la selva hace un gran tiempo".

Y con eso la cultura histórica y las tradiciones de los piranha se terminan. No hay pasado ni tradición cultural que aporte nada. La selva está ahí, y los piranha, fuera del tiempo.

Everett vuelve a la carga.

-Xigábaí, ¿qué pasará contigo cuando mueras?"

-Un jaguar me mata. Toda la gente buscará el jaguar. Sique el entierro. Voya a otra selva. Ahí me quedo.- Pero lo que Xigábaí señala, su "otra selva", es el calvero que hace las veces de camposanto para este pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario