martes, 14 de septiembre de 2010

La leyenda de la isla de Fraser.


El dios de los aborigenes australianos Beeral no tenía suficiente con haber creado el mundo. Quería que fuera un lugar sumamente agradable. Así que les pidió a otros dos dioses, K´gari y Yindigie, que acometieran esta tarea. La diosa K´gary quedó tan hechizada por los resultados de su obra que quiso quedarse en muestro mundo para siempre. Se tendía en una bahía llena de sabrosos peces, y se quedó dormida.

Yindigie la convirtió en una hermosa isla de arena, cubierta de frondosos bosques, con lagos de aguas cristalinas para que pudiera contemplar las tribulaciones de los otros dioses en el cielo. Pobló la isla de aves de vistoso colorido y, para que K´gari jamás se sintiese triste y sola, llevó a la isla una tribu aborigen, los butchulla. En su idioma, K´gari significa "paraíso".

No hay comentarios:

Publicar un comentario