miércoles, 27 de octubre de 2010

25 años con "David, el Gnomo"


"Nadie es mejor por ser más grande".


El libro secreto de los gnomos.




Uno de los principales maestros de la animación españoles, muy relacionado con el mundo de la televisión, es Claudio Biern Boyd, padre de personajes como Willy Fog, Dartacán, la banda de Mozart, Nicolás, etc... Claudio es como Albert Barillé, el animador de las series divulgativas de "Érase una vez el hombre", pero en España.


Nuestro héroe - a quien saludamos desde aquí- estaba en una tienda libre de impuestos de un aeropuerto de Holanda cuando vio un libro infantil sobre unos geniecillos, ataviados con unos gorros cónicos, y una ropa que recuerda mucho a la de los campesinos rusos, los gnomos. Sin pensarlo dos veces, compró el libro y se puso a trabajar en lo que sería una serie de dibujos animados de éxito. Corría 1985.


El protagonista de la serie es David, un médico gnomo, que lo mismo atiende a los demás de su raza con las dolencias habituales de los humanos, que a los animales. Para desplazarse por el bosque utiliza los músculos de Switf, un zorro. Está felizmente casado con Lisa y tiene dos hijos, Noelia y Soren.


La canción de la serie dice que es "el más viejo del lugar", lo cual es cierto, pues tiene 399 años, los mismos que Lisa. En el último episodio cumple los 400 años, y el matrimonio se retira a un lugar apartado para morir, en compañía de otro gnomo. Es la primera serie que muestra sin tapujos la aventura que puede ser, si lo miramos con optimismo, la muerte. Pocos autores infantiles habían tratado antes el tema, salvo Barillé, aunque no con tanto detenimiento como Claudio Biern Boyd.


"Al día siguiente todos los adultos hablaban de ese episodio", dice con entusiasmo nuestro animador.


David nos explica que existen cuatro especies de gnomos: el gnomo del jardín, el gnomo siberiano, el gnomo del hogar, y el gnomo de los bosques. Suelen estar gobernados por reyes. El único problema que tienen son los trolls, unas bestias mitológicas malolientes, gamberras y estúpidas, que se convierten en piedra al salir el sol. El libro de los gnomos cita también a los sorbemocos- que no aparecen en la serie- que son como los trolls pero en plan asesino. Mutilan y matan a los gnomos que se encuentran.


La serie es un canto a la naturaleza, a la perfecta comunión entre los seres civilizados, los animales y las plantas. "Ahora la Dirección General de Tráfico ha emitido una campaña en que David el Gnomo canta "Soy un bobo" para advertir sobre las consecuencias de la estupidez y la arrogancia al volante. A David no le gustaría. Según el libro de Holanda, los gnomos y los humanos separaron sus caminos hace 10.000 años, por lo que no entienden como progreso un transporte que interfiere con el clima", aclara Claudio Biern Boyd.

No hay comentarios:

Publicar un comentario