sábado, 30 de octubre de 2010

Una broma.



Los de National Geographic son nos bromistas. Uno de los editores les ha pedido a dos empleados que se disfracen con motivo de Halloween de animales salvajes y se paseen por Washington D.C. Aquí vemos a una cebra interactuar con un cachorro humano.
El empleado sólo tuvo problemas con los empleados de un museo, que le exigieron que se quitara la máscara.
Queda remarcado que los de National Geographic son unos cachondos mentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario