sábado, 8 de enero de 2011

Si te pica una serpiente de cascabel...


Los hermanos Cohen han rodado un western, "Valor de ley", que se extrena estas Navidades en los Estados Unidos. En la película una niña se cae por un pozo y es mordida por una serpiente de cascabel, oculta en un cadáver.

Como hace tiempo que no escribo, he de decir que las serpientes no se ocultan cerca de los restos de animales muertos. Los depredadores con la habilidad de mandar al otro mundo a una serpiente de cascabel suelen ser carroñeros, o consideran que la carroña es una comida facil en tiempos de escasez.

Se preguntarán qué deben hacer si les pica una serpiente venenosa. Historicamente, se ha probado a hacer una incisión con un cuchillo y a succionar la sangre. Pero tengo una mala noticia que darles. Las toxinas del veneno de las víboras está hechas a propósito para extenderse con rapidez. Así que la cosa no funciona, porque en el mejor de los casos, no succionarás sangre suficiente como para contrarrestar los efectos de la picadura. Otra mala noticia: los venenos de ofidio tienen elementos anticuagulantes, así que si la incisión toca una arteria, puedes estár seguro de una cosa. Será el shock hipovolémico lo que matará antes que las toxinas del veneno al paciente.

Lo único que se puede hacer en caso de picadura es inmovilizar el miembro con un torniquete flojo, que no impida el contacto entre la sangre del corazón y el mienbro y aflojar 2 de cada 12 minutos. Se administrará al paciente bebidas calientes y se pondrá - si es posible- una compresa fría sobre los orificios del mordisco.

Claro, que todo esto es provisional, porque con algunas especies, como la serpiente de cascabel, lo mejor que se puede hacer es ir a un hospital lo más pronto posible, para que se administre al paciente un suero antiofídico. Aún así, la consecuencia puede ser la necrosis de algunos tejidos. Algunos pacientes, en casos extremos, han perdido dedos o miembros enteros.

Lo bueno que tienen los ofidios es que no van a por tí si no se sienten amenazados. Aún así, es mejor no jugar con ellos. El 25 por ciento de los mordiscos no inoculan veneno de ningún tipo, o no el suficiente para matar a una persona. Estamos hablando de serpientes de cascabel, claro, pero me imagino que será lo mismo con la otras serpientes. Son métodos como ingerir alcohol en grandes cantidades, frotar las incisiones con tabaco mascado o exponerse a la descarga de una batería eléctrica (!!) lo que causan las muertes, junto con el desconocimiento y la negligencia.
Esto es todo por hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario