viernes, 8 de abril de 2011

Los cacos son estúpidos.

Hoy voy a cambiar de registro. Voy a contar chascarrillos sobre cosas que según he leído les han pasado a rateros de poca monta en dos continentes.

Empiezo por los del País Vasco. Un tipo decide hacer un butrón en un piso vacío para robar en el comercio del piso inferior. Tiene suerte. Hace el boquete sin que los vecinos se percaten. Cuando llega el momento de la verdad, el dios Mercurio, patrón de los ladrones, le da la espalda al tipo, de tal modo que se rompe un tobillo al descender por una cuerda de nudos. El tipo tiene que cogear hasta el teléfono del establecimiento y llamar a la policía para que acudan con un sanitario a rescatarle.

El de la siguiente historia también es del País Vasco. Durante una persecución, tuvo el valor de volverse y gritar a los policías "Payasos". No es un epiteto agradable para soltarlo delante de dos tipos equipados con una porra y una pistola.
El caso es que logra escapar y ganar tiempo. El problema es que la policía le localiza y llaman a su puerta:"Hola; somos los payasos y venimos a detenerte. ¿Cómo están ustedes? !Bien jodidos!"
Ahora nos pasamos a los Estados Unidos. Tipo que tiene que presentarse en el Juzgado para responder por el asunto del robo de un coche. Hace su aparición estelar en una ranchera robada con un montón de perros dentro. Se va. Como ha dejado la puerta abierta, los perros salen y se poner a corretear por el aparcamiento. Policía que llega y se fija en la matrícula. No tuvo que esperar mucho. El propio caco fue arrestado por los marshalls cuando les pidió que le ayudasen a hacerse cargo de la jauría.

Y por último el peso pesado de los cretinos dedicados al latrocinio. Un tipo roba una licorería. Los empleados le dan al caco todo lo que hay en la caja. No es mucho. El caco se mosquea, y le dicen que normalmente, las grandes cantidades las maneja el dueño.

El tipo se va, tras dejar su teléfono. Pretende que le avisen cuando llegue el dueño, pero los que le tenden una trampa por medio de su teléfono son los hombres del sheriff del condado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario