sábado, 9 de julio de 2011

El mundo secreto de geishas.



Ella se pinta el rostro para ocultar su rostro. El deseo no existe para la geisha.












MEMORIAS DE GEISHA.






Mineko Iwasaki, conocida como Sayuri.

http://www.youtube.com/watch?v=2R8_hpRJm4s










La palabra geisha significa "persona que domina todas las artes" y proviene del chino.






Las primeras geishas eran hombres que proporcionaban distracción en los barrios de placer a los samurais.






A finales del siglo XIX una prostituta solicitó a las autoridades de Kyoto ocupar una plaza de geisha. El encanto femenino natural hizo que para la época Meiji sólo quedaran mujeres de todas las clases sociales en este oficio.






La confusión en Occidente con la prostitución tuvo que ver con la necesidad de las okiyas (casas, centros de formación y base de operaciones) de disponer de mecenas masculinos solventes. Vvir de gustar a los demás siempre fue una actividad cara.






Las geikos y sus aprendizas, las maikos, establecían una relación de mecenazgo (o danna) con un protector. Podían mantener relaciones pero generalmente no llegaban a nada porque el mecenas solía ser un hombre casado.






En 1930 había unas 80.000 geishas en Kyoto, pero hoy no hay más de 500. Las okiyas ya no están autorizadas a formar muchachas menores de 15 años. Las tutoras costean el material cosmético, los kimonos y las clases en la Universidad.






Ser admitida en una okiya no significa acabar la formación y llegar a convertirse en una geiko.






Una maiko no gana nada durante su formación. Necesita saber tocar un instrumento musical como el shamisen, bailar danzas tradicionales a la perfección y ser buenas anfitrionas y conversadoras.






Una geishe debe medir menos de 1,60 porque esta obligada a calzar tabis de plataforma. El elaborado peinado no debe deshacerse durante el trabajo o el sueño. No pueden lavarse el cabello muy a menudo.






Importante: Ninguna de estas mujeres debe superar la estatura de sus acompañantes masculinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario