jueves, 4 de agosto de 2011

La procesión de San Xosé de Ribarteme. (Galicia)







Esta procesión es una muestra más del peculiar sentido de la religiosidad del pueblo gallego.



Las personas que son trasladadas en los ataudes no están muertas. Acaban de superar una enfermedad grave y se han comprometido ante Dios de ser paseados por la localidad de San Xosé de Ribarteme dentro de las cajas mortuorias durante la festividad de Santa Marta.



"Verá. No hacemos esto desde hace mucho", nos explica un vecino. "La tradición tiene apenas unos 40 años, pero los extranjeros ya vienen expresamente a verla, y eso es un acicate para seguir con ella"



Otra tradición gallega, de origen celta, es la de las peregrimacionas a San Xosé de Teixido, "donde va muerto el que no va de vivo". Esta tradición consiste en la creencia de que los que no visitan el santuario en vida se transforman en insectos o caracoles y viajan así allí tras la muerte. Familiares y amigos hacen la pantomima de visitar al peregrino difunto, como si este fuera de excursión normal, al cementerio, y hacer la peregrinación como si aún viviera. Los taberneros de los alrededores del santuario ponen bebidas y manjares de mantira para festejar que el espíritu por fin va a hacer una peregrinación tan querida por el pueblo gallego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario