viernes, 23 de marzo de 2012

James Cameron, a la caza de lo imposible.

Lo conocemos por sus películas comerciales de gran presupuesto. Por lo que parece, James Cameron recuerda a uno de esos multimillonarios excéntricos que aparecen reflejados en esas producciones.

Lo último sobre él, es que ha diseñado un sumergible monoplaza para descender con él a la Fosa de las Marianas, el punto más profundo del oceano. El aparato tecnológico tardará casi tres horas en descender y lo mismo en regresar a la superficie. Mientras esté en las profundidades abisales, Cameron se entretendrá filmando, atrayendo criaturas extrañas con cebo y recogiendo rocas y muestras de arena con la ayuda de un brazo robótico.

Las últimas personas que estuvieron tan abajo fueron los dos tripulantes del sumergible Trieste, allá por 1960. Uno de ellos ha probado el prototipo: "Es futurista comparado con el que usé, pero no hay tanto espacio. !Por el amor de Dios! Este Cameron es un contorsionista de cuidado...".

No hay comentarios:

Publicar un comentario