jueves, 12 de abril de 2012

Los Simpson son de Oregón.

El Consejo de Profesores de aquel pueblecito de Estados Unidos estaban que se subían por las paredes. Se había reunido a los estudiantes para elegir el nombre de su centro escolar, y éstos, por unanimidad, habían escogido el de Springfield. Cuando se les interrogó por el motivo de semejante elección, dijeron que porque era el nombre del pueblo donde vivía Bart Simpson.

"Bart Simpson es un mal modelo para nuestros hijos. Vamos a impugnar la decisión de los alumnos" aseguraron los profesores a los padres en una circular.

Matt Groening, el director de la serie, escribió al periódico local diciendo que existían 31 poblaciones a lo largo de la geografía de los Estados Unidos llamadas Springfield, que negarse a utilizar el nombre elegido era negar el país y su cultura, y además antidemocrático.

La verdad es que lo de la ubicación del pueblecito se las traía. Era uno de los alicientes de esta serie, además de mostrar como vive y se rie de sí misma la clase media norteamericana. ¿Dönde carajo sucederá lo que veo caricaturizado en televisión? Matt Groening ha cantado, ya al cabo de 23 años. El Springfield bueno esta a 60 kilómetros de Seattle, en Oregón, en plena costa Oeste. Hay cosas que no cuadran, como que la localidad tenga un campo de batalla de la Guerra de Secesión, cuando ninguna de las batallas sucedió por esos lares. Pero es disculpable. Es una sátira, no un documental.

"Los Simpson están inspirados en mi familia", dice Matt Groening. "Mi padre se llamaba Homer, mi madre Margaret, y mis dos hermanas Elizabeth y Maggie. El varoncito de la familia iba a llamarse Matt, como yo. Pero los de marketing dijeron que no tenía sufeciente garra".

No hay comentarios:

Publicar un comentario