viernes, 18 de enero de 2013

Una chica roba un tres de cercanías.

Una empleada de la limpieza de unos 20 años ha "secuestrado" esta semana de las cocheras de los trenes de cercanías de Estocolmo una locomotora y cuatro vagones de pasajeros. La aventura de esta chica, cuyas razones para poner en riesgo su trabajo se desconocen, terminó cuando el convoy ferroviario tomó demasiada velocidad y no pudiese frenar a tiempo en la estación Saltjöbaden. La locomotora se estrelló contra la cocina de un edificio residencial de una urbanización.
"En el edificio estaban durmiendo conco personas. Todas están bien. San Olaf ha impedido que haya una tragedia"., dice un técnico de emergencias.
El jefe de estación de Estocolmo especula que la chica hubiese leído en Internet información sobre cómo manejar una locomotora, o hubiese visto a los aspirantes a maquinista entrenarse en los simuladores, y no pudiese reprimir los deseos de probar suerte ella misma con uno de esos monstruos metálicos.
La chica no volverá a intentarlo porque fue la única víctima de todo este incidente. Fue evacuada en helicóptero con "heridas graves". Del despido por colarse en las cocheras de Nacka ya ni hablamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario