viernes, 17 de mayo de 2013

Jorge Rafael Videla

La España de la que Iberoamérica se separó en el siglo XIX dejó una serie de funestas costumbres en la impronta americana. Una de ellas es la de que el ejército debía actuar mas como una casta incontrolable que como una institución respetable.
Jorge Rafael Videla, militar formado en la Escuela de las Américas de Panamá City, es un ejemplo. A diferencia de otras tradiciones castrenses como las de West Point, donde se exige que los altos mandos no manifiestan sus opiniones políticas, este hombre decidió "salvar" la Argentina con un golpe de estado. La cantidad de golpes de estado por parte de miembros castrenses con un color político u otro en la metrópoli española le animó sin duda a hacerlo.
Hizo desaparecer 300.000 personas, entre ellas a las monjas que se ocupaban de su hija discapacitada. Scilingo, otro militar asociado a estos acontecimientos dice: "Si hoy tuviera que encontrar cada cuerpo, no podría. Actuabamos con tanto secretismo y palabras grasndilocuentes que no podría señalar un solo lugar: ¿El Río de la Plata? ¿El Riachuelito? En la ESMA ni siquiera hablábamos entre nosotros, solo competíamos por hacerles hablar y deshacernos de los montoneros".
Videla lleva la muerte incluso en su nombre, ya que Jorge Rafael es el de un hermano suyo fallecido durante el parto.
Ha muerto. Que se pudra en el infierno y que los demonios se repartan sus despojos como sus sádicos de la ESMA hicieron con los de las personas que tuvieron el valor de llevarle la contraria. Nunca lo olvidaremos. Estará en las pesadillas de muchos argentinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario