domingo, 5 de mayo de 2013

SIMONE MORO: "Los sherpas intentaron asesinarme".

Habrán leído en la prensa algún titular sobre el incidente: mas de cien sherpas han intentado asesinar a los alpinistas Simone Moro y Uely Steck en el Campamento 2 del Everest. Así que les cuento la versión de los escaladores occidentales, ya que, según ellos, hay demasiados papanatas que defienden a los sherpas sin tener idea exacta de la que sucedió.
Steck y Moro, en compañía de otro escalador, se encontraron en una brecha, camino del Campamento 2 con un grupo de 15 sherpas, encargados de colocar las cuerdas de fijación para las escaladas comerciales. En estas escaladas los clientes no tienen gran experiencia y, por lo tanto, algunos necesitan anclajes suplementarios.
No era el caso de Simone y Ueli Steck, ya que salvaron el incidente tras una hora. Algo se debió remover en la mente del joven líder de la cordada de sherpas, puesto que amenazó con una peligrosa hacha de partir hielo a los escaladores europeos, pese a que Simone Moro se ofreció a ayudarles a terminar su tarea.
Los individuos se fueron abajo, al Campamento Base, aparentemente apaciguado. Steck y Moro terminaron de fijar la cuerda de ayuda para las expediciones auxiliares, e informaron por radio de ello. No esperaban grandes muestras de gratitud pero tampoco lo que, a la postre, sucedió.
Mas de cien sherpas subieron al Campamento 2 y casi los linchan a golpes. Una escaladora norteamericana se abrazo a Steck, que estaba siendo castigado con saña, con la idea de que los códigos de conducta sherpas afean la violencia contra las mujeres. Algunos sherpas intentaron apaciguar a los más exaltados.
Finalmente, los sherpas se tranquilizaron un poco y dieron, bajo amenaza de muerte, un plazo a los dos europeos para que abandonasen el Campamento 2. Steck y Moro bajaron al Campamento Base a escondidas, cargados con todo su material, porque había sherpas a lo largo de las rutas, al acecho, por si no se atenían a lo pactado.
"Las estribaciones del Everest están sufriendo un nuevo cambio cultural. Los extranjeros somos los que tenemos el dinero y los sherpas son los que conocen las montañas. Nos necesitamos, al menos de momento. Desgraciadamente, el contacto con el dinero y una visita de los sherpas más jóvenes a Katmandhu pueden hacer que se malogren los valores de este pueblo".
Nos reunimos con los sirdars y los jefes de las diferentes expediciones comerciales y pedimos disculpas. Si quisiéramos, y en otro contexto, hubieramos  metido entre rejas a mas de 50 personas por la agresión. Material para ello había de sobra":
El pueblo sherpa tienen un agudo seguro de la justicia, y saben que en medio de las montañas, la gente puede discutir por tonterías. Es por ello, que hasta hoy, habían sido los conciliadores. Pero, como el autor de esta entrada confirma, el contacto con la cultura materialista de muchos escaladores comerciales, los desorientan demasiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario