jueves, 6 de junio de 2013

Copito de Nieve era albino a causa de la endogamia.

Investigadores españoles descifran el genoma completo del famoso gorila albino y descubren el gen responsable de su falta de pigmentación que se transmitió debido a una relación entre tío y sobrina.

1966. El campesino guineano Benito Mandye está harto de que los gorilas entren en sus cultivos y se den atracones, así que organiza una batida para acabar con todo el clan responsable. Acabada la matanza, ve un bulto blanco sobre la espalda de su madre muerta. Es Copito de Nieve, un gorila albino. Todavía vive. Así que Mandye decide llevárselo al "blanco bueno", el etólogo Jordi Sabater Pi.
Este llevará el famoso gorila blanco hasta Barcelona. Copito de Nieve odiaba los días de sol, como todos los albinos, lo que le hacía parecer huraño y esquivo. También era un poquito más torpe y pequeño que los otros gorilas macho.
Finalmente murio, como muchos albinos humanos, de un cáncer de piel. Parecía que el mítico gorila blanco, muy querido por los niños, ya no tenía más que aportar a la sociedad humana durante los 40 años que duró su vida. Falso. El equipo de investigadores de Biología Evolutiva afirma que fueron las relaciones incestuosas de los padres del gorila emblemático las que causaron una mutación del gen SLC5A2, que proporciona melanina a la piel de los gorilas. Esto provocó falta de pigmentación en el pelo, la piel y los ojos del simio, lo que habría constituido, en las selvas de la Guinea española, una condena a muerte a corto plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario