lunes, 3 de junio de 2013

De monje shaolin a posible asesino en serie.

Pasado: Aguilar es un experto en kung fu, campeón de su especialidad, pero hoy se enfrenta a un verdadero monje shaolin. Tiene el KO más rápido, pero este mérito no le sirve de nada ante este señor de mediana edad con sonrisa bondadosa y gran modestia.
Así que, cuando Aguilar se levanta magullado del tatami lo decide: quiere ser como él. En el monasterio de Songshan aprende a ayunar durante días, los principios zen de cada movimiento - la clave radica en transformar fuerza en energía- y a tragar hiel, resistir con cualquier clima, el dolor y otras molestias colaterales.
De esta manera se convierte en el primer occidental que obtiene el título de shi-fu (maestro) seglar.

Esta madrugada: El Templo Zen-4, de Bilbao, está decorado como un templo. Dentro una prostituta de color grita mientras Aguilar la arrastra del pelo, ante los atónitos ojos de una vecina. La policía se la encuentra en coma, a unos minutos de la muerte.
Aguilar es detenido. Da explicaciones confusas, A estas horas han aparecido restos óseos y los forenses tratarán de comprobar si se trata de una segunda mujer.

Nota: Parece ser que Juan Carlos Aguilar nunca fue maestro seglar del templo de Songshang, ni de ningún otro. Ha ingresado en prisión por el asesinato de la mujer de color y de una segunda mujer de 40 años, sudamericana. Perdón, y gracias por la paciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario