martes, 4 de junio de 2013

!No lo hagáis, nenas!

Suelo ser un tipo de lo más respetuoso con las debilidades de los demás. Si lo soy, probablemente lo sean con las mías, o probablemente, no. Pero si hoy uso el término "nenas", que denota vulgaridad, familiaridad no ganada, y desdén hacia las mujeres, es por una moda de la que he sido informado recientemente.
Basicamente, es otra estupidez, como la del bazooka casero de hace unas entradas.
El tamponing consiste en emborracharse empapando tampones en vodka, licor de cerezas, etc para introducirlo en las paredes de la vagina o el ano. Ventajas: no hay vómitos, y se coge lo que los jóvenes estúpidos llaman puntillo igual. Ahora puedes estar ligeramente mamado en lugares tan poco convenientes para tener las facultades mentales mermadas como los institutos.
En el punto negativo se cogen unas infecciones de miedo. Así que, nenas, nunca mejor dicho, si no quereis confesar a vuestros padres semejante aberración y no deseaís que el ginecólogo os mire con compasión, no hagáis estas cosas. !Qué se supone que a ciertas edades todos sabemos lo que nos conviene!

No hay comentarios:

Publicar un comentario