viernes, 7 de junio de 2013

Tim Samaras. Muerte de un cazador de tormentas.

Tim Samaras, de 55 años, su hijo Paul, y su asistente, Carl Young, han fallecido en Reno mientras trataban de medir la intensidad de un tornado. Por lo visto, mientras la gente trataba de llegar a sus refugios, más de 60 cazadores de tormentas intentaban hacer su trabajo, estorbándose en la tarea. Cuando las cosas se pusieron feas, y el tornado giró, no todo el mundo pudo alejarse lo suficiente a causa de un atasco.
"Vas a una tormenta y te encuentras más de cien coches aparcados en hilera, en lo que es probablemente le única ruta de escape. Algún día va a pasar algo", se quejaba Samaras en una entrevista de National Geographic Society.
Mike Bettes, de un canal de televisión especializado en pronósticos del tiempo, resultó herido cuando su coche fue arrastrado a lo largo de 200 yardas. Reed Timmer, quien aparece en un programa del Discovery Channel, quedó ileso, pero su coche, especialmente diseñado para las tormentas severas, el Dominator-2, quedó dañado a causa de la pérdida del capó.
Samaras es famoso porque filmó con cámaras especiales de 360 º el interior de un tornado y porque captó con cámaras ultrarápidas el fogonazo de un rayo. Sabía lo impredecible de los tornados y no tomaba riesgos tontos. No podemos decir lo mismo de los muchos cazadores de emociones fuertes, equipados con cámaras digitales, que se meten en líos y estorban a los profesionales de las universidades y entidades estatales. Éstos últimos son héroes que salvan vidas con sus avisos y que no están allí por diversión.
"Cazar tormentas es tedioso. Dos días corriendo por el corredor de los tornados, con Willie Nelson en la radio, y diez minutos de terror e incertidumbre. ¿Sabe que de cada 10 supercélulas que seguimos sólo una provoca un tornado?
¿Quién puede encontrar divertido esto?", se queja un cazador de tormentas.
Lo único bueno que podemos decir del asunto es que Samaras murió haciendo lo que consideraba más importante. Y amaba las tormentas, porque mientras él las persiguiera, mucha gente no muriría succionada por un tormado F-5.

No hay comentarios:

Publicar un comentario