miércoles, 3 de julio de 2013

Ataque terrorista en el Nanga Parbat.

Hace una semana un grupo de talibanes decidieron que los escaladores de la segunda montaña más alta de Pakistán tenían la culpa de los problemas de toda la comunidad islámica. Así que fueron al campamento Base, robaron el dinero de los escaladores, destrozaron sus equipos electrónicos y dieron muerte a 10 de ellos.
Hubo tres escaladores  supervivientes pakistaníes de la masacre. Tras una noche horrible escondidos en una cueva se pusieron en contacto con Karim Hayat, un famoso alpinista pakistaní, que en realidad se encontraba a salvo en el Campamento 2. Todos los equipos que deseaban hacer cumbre antes de que se terminara la temporada por este año trataron de ponerse en contacto con la gente que habían enviado al Campamento Base por problemas estomacales. No hubo respuesta en ninguno de los casos.
"Los envías abajo porque crees que será lo mejor para ellos y les acaba costando la vida", dice la jefa de la expedición, una polaca llamada Aleksandra.
Los miembros de las distintas expediciones decidieron bajar al Campo Base donde unos miembros del ejército ya habían retirado los cuerpos. Fueron evacuados al día siguiente y enviados a Islamabad, donde aún permanecen, disponibles para posibles interrogatorios de las fuerzas de seguridad de Pkistán.
"Los talibanes hablaban en urdu, una lengua de Pakistán, y algunas palabras de pashto, la lengua de los campesinos afganos. El líder era un fanático que dijo hacer aquella abominación como represalia por la muerte de Osama Bin Laden. Sin comentarios", dijo Sher Khan, uno de los supervivientes pakistaníes. Los sirvientes y cocineros locales también salvaron el pellejo.

Para ver:
https://www.youtube.com/watch?v=OscxjtphXEM

No hay comentarios:

Publicar un comentario