domingo, 3 de noviembre de 2013

La Torre de Pisa se endereza.

El famoso monumento ha corregido su caída 2,5 centímetros en una década, gracias a los trabajos de contención iniciados en 2001.



La Torre de Pisa es un "campanile" o campanario del siglo XII que, gracias al esfuerza y las noches de insomnio de muchos ingenieros ya no solo no corre el peligro de derrumbarse sino que ha corregido su posición en 2,5 centímetros en posición contraria.
"Ya no hablamos del tema. Es como lo que pasa con nuestros compatriotas de Venecia y su programa de esclusas y diques para que el acqua alta no destruya el rico patrimonio de la ciudad. Estamos saturados", me comenta un vendedor de souvenirs de las cercanías de la Torre.
Visito a Giusseppe Ventovoglio, director técnico de la Opera pisana. "La torre seguirá enderezándose pero no del todo, solo lo suficiente para que no se desplome. Los pisanos tienen miedo de perder su principal reclamo turístico, tanto por destrucción, como por convertirse en una de las muchas torres y campaniles medievales que hay por esa región italiana.
Los ingenieros probaron de todo desde su cierre al público en 2001. Primero, un cerco de acero que abrazaba todo el primer piso del campanario, lo más delicado. Luego probaron con una viga de hormigón en la base y un contrapeso de 600 toneladas. Después, llegaron las inyecciones de nitrógeno líquido para congelarlo. Seguimos con unos tirantes metálicos. Pero lo más sencillo fue lo que mejores resultados dio: quitar tierra del lado opuesto al de la caída. Desde 2006, la Torre pisana recupera un milímetro al año y en 12010 se la dio por rescatada.
Un proyecto chino aseguraba que lo mejor era desmontarla piedra a piedra y reconstruirla recta en otra zona de Pisa. Los chinos, tan prácticos como de costumbre...
Italia, por otra parte, esta llena de maravillosas torres. Todas representan el poder de una ciudad estado, un ducado o un señor enriquecido. Si viajan a Italia pueden visitar las torres de San Gimignano, en la Toscana. En Bolonia, ciudad universitaria, hay por lo menos cien de estas torres. Dos de ellas están tan torcidas como la de Pisa. Una de éstas dos últimas mide 97 metros.
Entre los derrumbes de torres medievales italianas más célebres están el de la torre de Parma, de 120 metros de altura y que se desplomó en 1606. La torre veneciana de San Marcos se desplomó a principios del siglo XX , pero fue reconstruida, y ya nadie se acuerda en la ciudad de los canales del asunto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario