lunes, 6 de enero de 2014

El lado oscuro de los festivales religiosos hindúes.

De enero a marzo se celebra en Allahabad el Maha Kumbh Mela. En esta fiesta los hinduistas más piadosos se bañan en las aguas del Ganges para lavar sus pecados y resurgir más purificados. Otros aprovechan las multitudes para dejarse "extraviados" a los parientes ancianos.
"La mayoría de estos ancianos no ha recibido ningún tipo de educación y no han salido jamás de los límites de su aldea. Si se pierden están pateticamente desvalidos", dice un trabajador social.
Las cifras de los que son "extraviados" en Allahabad no son oficiales porque muchas de las víctimas no pueden reconocer que sus hijos les hayan hecho precisamente a ellos eso, o por que, qué carajo, hay ancianos que se pierden de verdad. Pero el voluntariado que atiende estas cuestiones dicen que los "extraviados" se pueden contar en varias decenas.
Cuando eres una persona mayor y te han abandonado de esa manera te que tres opciones. Entrar en una casa tutelada por el Gobierno, donde nunca hay mucho de nada. Quedarte en las calles y mendigar. O gravitar a otras ciudades con festivales religiosos importantes como Varanasi o Vrindavan, donde, con muchísima suerte, son acogidos por el personal de los templos o las casas de caridad.
"las viudas mayores son las que sufren ese maltrato con más frecuencia. Hay 10.000 en Varanasi y 16.000 en Vrindavan. Y es sólo la punta del iceberg del maltrato a los ancianos en La India. Por cada una sola viuda abandonada muchas son maltratadas por sus hijos en el  hogar. Comen las últimas o son golpeadas con frecuencia. Esto tiene que cambiar con mejores leyes contra la discriminación a las mujeres y con mayores fondos para progranas de educación. ¿Sabe que las mujeres son sólo el 23 por ciento de la fuerza laboral del país?" , me explica Dréze, un economista de la Universidad de Harvard muy metido en campañas de desarrollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario