miércoles, 5 de febrero de 2014

¿Regresa la heroína?

Phillip Seymour Hofman era el secundario de oro de Hollywood.Tras su aparición en un papel protagonista en "Capote", una película sobre como el genial escrito de los años 50 recopilaba el material para escribir su novela de no ficción "A sangre fría", Hoffman decía que llevaba 20 años si proar la heroína. El caso es que ha aparecido muerto con una jeringuilla en el brazo. Y no es el único en los Estados Unidos. Debemos dar una mala noticia: la heroína ha regresado al campo de batalla de las adicciones
La heroína había caído en desgracia entre sus consumidores a causa del estigma de la jeringuilla, desplazada por las drogas de diseño y la cocaína.  En los Estados Unidos, en plena resaca del movimiento hippie y de la contracultura, se llevó las vidasde los cantantes de rock Janis Joplin, Jim Morrison y John Belushi. La de este último fue una muerte tardía, puesto que la sobredosis le mató en 1982.
En España el fenómeno se tradujo en un aumento de la delincuencia, la de los quinquis, los hijos de la desestructuración del cambio del campo por el extrarradio de Madrid o de Barcelona. Todos los quinquis habían muerto o se habían reinsertado en 1987.
Actualmente es una droga residual en España, ya que ocupa el nicho del 0,7 por ciento. Esta muy lejos de desbancar e 26,4 por ciento de una droa blanda como el cannabis.
La DEA ha detectado drogas adulteradas con fentanilo, una sustancia química más potente que potencia los efectos más negativos de la heroína. Hoffman se hizo con una de estas dosis. Además, ingirió sin testigos las drogas, aunque esto es comprensible, ya que es una acción estigmatizada. Fue una tontería, porque si la sobredosis le hubiera alcanzado en presencia de un no consumidor, podría haber llamado a los paramédicos. Estos disponen de naloxona, un opiaceo inyectable que actúa como un antagonista del efecto de la heroína sobre las regiones primitivas del cerebro. Estas regiones se encargan de que respiremos y de que los aparatos hagan su misión, como la de bombearsangre en el caso del aparato circulatorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario