sábado, 14 de junio de 2014

Esperpento en La India.

Creíamos que los esperpentos de tipo religioso sólo eran posibles en España. Pero no. Los hindúes nos ganan por goleada.
El gurú Ashutosh fallecío el 28 de enero de 2014. Al margen de vidas extraterrenales, su cuerpo ya no va a dar de sí nada más, salvo las cenizas de la cremación. Sus seguidores lo mantienen desde entonces en una cámada congelada, a pesar de sus visibles muestras de descomposición. Dicen que ha entrado en un profundo trance de meditación, de la que el afamado yogui ya saldrá un día de estos.
Como los devotos seguidores han falsificado la biografía de su yogui al completo, han reducido a la inexistencia a su mujer Anandi y a su hijo Dilip, con los que no se llevaba bien en vida. Con lo cual deducimos que, salvo accidente, hay esperpento para rato, ya que Ashutush no fallecerá oficialmente, ni será incinerado por el hijo que oficialmente no tiene. En el hinduismo es el hijo mayor el que enciende la pira de la cremación y los intocables los que se ocupan del servicio funerario.

Esto no tiene nada que ver: Corre el rumor de que Walt Disney está criogenizado a la espera de una nueva vida. En realidad, a él si que lo incineró su familia en 1966.

No hay comentarios:

Publicar un comentario