sábado, 14 de junio de 2014

Los hipster

-Armando;¿Tú eres un hipster?
-No pero llevo las gafas de mi abuelo, que en paz esté, y unos pantalones de pitillo porque me gustan.
Esa es una señade identidad de los hipster más auténticos. Él no pertenece al rebaño, son los demás los que dan las señas de identidad al grupo.
Los hipster, como los hippies en los 60 y 70, son parte de un movimiento contracutural, marcado por las inclinaciones estéticas y el aspecto.
Un auténtico hipster no se afeita la barba, lleva modelos de gafas de principios del siglo XX, camisetas con sloganes reivindicativos, y una americana, que eso del ser el más desconcertante del barrio no está reñido con ir bien vestido.
En España se pueden ver hipster en bicicletas antiguas en los barrios de Malasaña de Madrid o el Raval de Barcelona, que son barrios obreros, deteriorados a pesar y pese a los respectivos ayuntamientos. Fuera del país, el cuartel general de los hipster es el barrio de Williamburg, en Nueva York.
Los hipster leen sus propias publicaciones, como la revista "Vice", un fanzine ditado en Toronto. Ven películas de Wes Anderson como la ya comentada en este portal "Grand Hotel Budapest" y la comedia "Her", de Spike Jonze.



Estamos en otra época: regresan los reaccionarios anarquistas, con el intento de quema de la madrileña Catedral de La Almudena, la gente está tanteando los límites del sistema establecido con reivindicaciones extremas y la contracultura está surgiendo con fuerza.
Pronto no reconoceré mi vecindario, en el que por cierto, no hay hipsters.

No hay comentarios:

Publicar un comentario