viernes, 25 de julio de 2014

Las maras de Centroamérica.

Este es un fenómeno delincuencial que está lastrando la prosperidad de Nicaragua , El Salvador y Honduras y colapsando los servicios sociales y las cárceles de los Estados Unidos. Los miembros de las maras hacen que ser adolescente en algunas partes del mundo te aboque a una vida violenta y corta de asesinatos gratuitos y de negocos ilegales para los escasos iembros con carisma que sí han lugrado cumplir los 25 años.
El origen de las maras está en las guerras civiles de El Salvador entre 1980 y 1992. El enfrentamiento se saldó con 75.000 muertos. Dada la violencia con que se llevó a cabo y el horror que les esperaba a los guerrilleros del Frente de Liberación Farabundo Martí en los centros de detención del presidente Somoza, me parece un número bajo.
El caso es que Estados Unidos, culpable por estar implicado enn esta crisis y su posterior estallido, aceptó cupos de inmigrantes centroamericanos. Estos chicos tenían familias e intereses en Los Ángeles. Allí se encontraron con una cultura y unas tradiciones latinas con las que estaban levemente familiarizados.
Estos adolescentes fueron ostigados por las bandas afroamericanas y mexicano-americanas por lo que se vieron obligados a crear la Mara Salvatrucha para hacer frente a esta amenaza contra la que no se les protegió ni se les previno.
No se sabe de dónde procede el nombre de Salvatrucha." Estar trucha" en el caló salvadoreño significa "estar en guardia". Salvatrucha sería algo así como "los salvadoreños están alerta", pero no es seguro que ése sea el significado etimológico correcto, y cuando hablamos de bandas eso es lo de menos.
Las maras se especializaron en venta de drogas, tráfico de armas, asesinato de iembros de las bandas rivales, previa cita, etc... Toda la gama de actividades delictias que están al alcance de un adolescente. La iniciación consiste en que un veterano golpea a la chica o al chco durante trece segundos. Una vez pasada esa prueba el líder le inicia en los tatuajes y los saludos distintivos. "En la mara vives y por la mara mueres", comunica al neófito, que es cómo decirle, que sólo abandonará a tan dudoso sucedáneo de familia muerto. En esto son parecidos a los clanes mafiosos de los adultos.
Hacia los 90 los fiscales generales de los Estados Unidos tratan de combatir el fenómeno de las maras con deportaciones. Los maderos, de regreso a una Centromerica en paz, se encuentran con unas posibilidades asombrosas, y no dudan en reproducir las reglas aprendidas en Los Ángeles. Allí la Polcía está mal pagada y no puede costearse los medios para un hostigamiento prolongado. Y las autoridades no ponen en su agenda problemas que no pueda resolver con rápidez y a un bajo coste.
En 2000 aparece un nuevo actor en escena, el narcotraficante mexicano conocido como el Chapo Guzmán usa a los maderos como soldati de bajo rango, muy buenos para matar con machetes o co balas a bocajarro pero no válidos para ascender. Su sangre es barata, más barata que la de los miembros del cártel de Los Zetas.
En Estados Unidos al crecimientos de las maras ha llegado el de su escisión. La MS-13 - los chicos de la Calle 13- se enfrentan a la MS-18- los de la Calle 18 de Los Ángeles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario