domingo, 31 de agosto de 2014

Entrevistamos al famoso antropólogo Sydney Possuelo.

Empecemos hablando de su infancia. ¿Qué lo llevó a convertirse en uno de los mayores defensores de los indios del Amazonas?

Les hacía recados de pequeño a los hermanos Vilas Boas, unos antropólogos que hicieron gran cantidad de trabajo de campo. Fueron ellos los que fundaron la reserva humana natural del Alto Xingú. Me fascinaron con sus historias de aventuras en el sertao, la selva más virgen.
Al principio sólo quería pescar y cazar, pero pronto me dí cuenta de que los indígenas tenían verdaderos problemas por culpa de los garimpeiros, los buscadores de oro de Brasil, y de las empresas madereras.

Usted, como miembro de la FUNAI, dice que lo mejor para los indios es que no tengan el mejor contacto con el hombre blanco.

Si contactas con indios isolados, que es el primer contacto que tienen con los hombres blancos, tienes que convencerlos a todos para que se vacunen, puesto que la gripe puede matar en los primeros meses tras el contacto inicial del 50 al 70 por ciento de la tribu.
Ademas, la cultura del hombre blanco es abrumadora para ellos. No saben que somos demasiados, muchos más numerosos que todas las tribus con las que hayan comerciado o guerreado. Un día acompañé a un indio a Brasilia y quedó traumatizado por la desmesura de la ciudad. Ya ve...

¿Cómo se hacía un contacto?

En primer lugar, desde la muerte de un funcionario a manos de los indios korubo en 1996, ya no contactamos con nadie.
Solíamos hacer una estructura de hojas bajo la que se podía descansar a cubierto y poner dentro objetos de acero como machetes, recipientes, cuchillos... Nos íbamos y volvíamos al de mucho tiempo. Si encontrábamos el lugar de intercambio destrozado olvidábamos, por nuestra seguridad, la idea de acercarnos a los indios. Si habían desaparecido los regalos nos acercábamos poco a poco. Y lo primero que hacíamos es convencerlos para que se vacunasen.

¿Qué tal combina este trabajo con la familia?

Mal, y no por culpa mía. A las mujeres les parece romántico eso de que uno vaya al sertao a proteger a los indios, pero cuando descubren que se han casado con un hombre que se pasa más tiempo en la selva que en casa, estallan.

Pero una relación con una nativa funcionaría.

No. Soy demasiado profesional y consideraría eso como un abuso de confianza. Como un médico que toca de un modo inapropiado a una paciente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario