miércoles, 8 de octubre de 2014

Aparece el ébola en España.

Tenía que pasar. Con esto de la globalización y los transportes de nueva generación que una cepa de un virus tropical se plantara en Europa, donde con arrogancia caucásica y occidental nos creíamos a salvo de todo, tenía que acabar sucediendo.
Teresa, una auxiliar sanitaria de unos 40 años, la ha contraído. A estas horas del asunto no es posible saber cómo las secreciones de un misionero español ingresado en la zona de aislamiento de enfermedades infecciosas han entrado en contacto con ella. Pero seguro que ahora tenemos una nueva preocupación. Teresa sufre la enfermedad.
El ébola es tan viejo como yo. El primer borote apareció en una aldea de Zaire en 1976. A Teresa le diagnosticaron una gripe. Al primer enfermo de Ébola, un maestro de escuela, le diagnosticaron malaria y le administraron quinina.
El primer brote mató al 92 por ciento de los infectados.
No se sabe a ciencia cierta cuales son los animales reservorios pero sí que es una zoonosis. Si alguien me lee en África les voy a dar un consejo que quizá salve su vida y quizá no. No comas animales muertos que te encuentres en la selva. Sobre todo no comas carne de chimpancé o gorila. Son los otros primates que el Ébola mata.
La enfermedad cursa 7 días de gestación, sin sintomas. Durante la fase intermedia hay hematomas en la piel, dolor abdominal, alucinaciones y fiebre. Puede ser confundida con la gripe o con la malaria. La fase final condice a la muerte en un plazo de 21 días desde el primer contacto. Fallo multiorgánico. Los riñones y el hígado dejan de funcionar, sobre todo. Diarreas, vómitos y hemorragias internas.
Le pregunto a David Quammen, un hombre que ha escrito sobre investigaciones científicas en África si es cierto que con los vómitos y las heces licuadas hay restos de las hemorragias internas. "No es cierto. Puedes sangrar o no. Pero no es un síntoma imprescindible"
Otra cosa que me preocupa mucho es que los técnicos de los hospitales son corruptibles en Europa y que una cepa del virus de nivel 4 - el más peligroso que existe - pueda acabar en manos de terroristas, de esos que ni cuentan sus propios muertos ni tienen sentido de las consecuencias últimas. Como los del Estado Islámico.

Nota 1. Teresa R. R. le ha confesado al doctor Germán Ramirez, su supervisor, que se tocó la cara mientras que se quitaba el traje de contención QBQ reglamentario.

Nota 2: El Ébola, pesa a ser un virus de nivel 4, ha sido desechado por los bioterroristas. El patógeno mata a sus víctimas demasiado deprisa como para ser tenido en cuenta como arma.

PARA VER:
La polémica en torno a Excalibur, el perro mestizo de Teresa R.R. ¿Un posible reservorio?
http://www.teinteresa.es/espana/Excalibur-enfermera-infectada-jugando-decenas_3_1225707420.html 

No hay comentarios:

Publicar un comentario