viernes, 17 de octubre de 2014

Elizabeth Pizani, una mochilera en Indonesia.

Pues se lo cuento. La Pisani es una periodista de la agencia Reuters. Ha recorrido iIndonesia de un modo, que si o es propio de los mochileros, poco se le diferencia. Durante 13 meses ha vagabundeado por el país, sin rumbo fijo, usando transportes locales. La experiencia ha quedado reflejada en un libro llamado INDONESIA, ETC que ya puede comprarse en los Estados Unidos.

¿Por que empleaste un título para tu libro tan poco común?

Es que no hay una única Indonesia. El país es un archipiélago que ocupa en equivalente de la distancia entre Londres y Teherán. Eso es abultar más que Europa. Está formado 13.500 islas de las que 7.000 están habitadas. Es el hogar de 360 grupos énicos que hablan 700 lenguas y adoran varias religiones.
La constitución de Indonesia dice: "Nosotros, el pueblo de Indonesia, por la presente declaramos la indepencia de la nación. Asuntos relacionados con la transferencia del poder, etc, se ejecutarán con cuidado y lo antes posible".

¿Sabes que se han descubiertao unas cuevas con pinturas rupestres tan antiguas como las europeas?

Bueno; es un país muy fértil. Casi nadie pasa hambre y hay muchos pequeños tesoros artísticos desconcidos, desde danzas javanesas, rituales para aplacar la furia de los volcanes con ofrendas, así como las cuevas de las que ahora me hablas.

¿Conociste a algún personaje pintoresco?

Conocí a una matriarca de un clan de una isla llamada Sumba. Entre ellos tienen la costumbre de hacer ofrendas de búfalos, cerdos y pollos cando muere alguien querido. El problema es que los animales son caros, cuestan 2000 dólares cada uno, y hay que matar muchos. Los habitantes de Sumba son campesinos y no tienen esa cantidad. Así que se prestan los bichos. Si tú no tienes un búfalo que sacrificar a los dioses quizás tu vecino sí lo tenga, y eso te compromete a proporcionar un búfalo a su familia en el siguiente funeral.
Mama Bobo me invitó al funeral de su cuñada. Hablando con los invitados me enteré que las relaciones con su hermano era mala, pero que aún así, se gastó un dineral en los animales "prestados". Luego me enteré de esta costumbre y dije !tate!. Está obligando a la otra esposa de su hermano a contraer deudas.

¿Es difícil viajar para una mujer sola como tú por el país?

Hay una cosa que todo mochilero debe saber antes de adentrarse por este país. Los indonesios no entienden que una mujer no viaje sin su hermano, su marido o su padre. Tampoco entiende que a los 30 años siga soltera y sin haber pasado por varios partos. Y no entienden que seas atea y Shiva no te fulmine en el acto.
Las conversaciones siempre derivan hacia la familia, y en eso los indonesios son un poco pelmazos. "¿Cuántos hijos tienes?", "¿Dónde está tu marido?" o "¿Cuántos hijos tiene tu marido con su esposa más joven?"
Si les dices que estás divorciada no lo entienden. Si ven que no hablas de los hijos, creen que eres estéril o que algo malo pasa contigo. Así que dije que era católica, que tenía los dos hijos que no tengo, y que mi marido me esperaba en una isla cercana.
Salvando ese escollo, los indonesios son las personas más hospitalarias que conozco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario