viernes, 5 de diciembre de 2014

Reacciones ante la muerte de Jimmy, el ultra del Deportivo de la Coruña.

Parece ser que los directivos de los equipos de fútbol han visto que las barras bravas les pueden hacer perder el poder. Las autoridades disciplinarias del fútbol español han sacado una luz una regulación que pondrá fin al cachondeo y los cánticos de amenaza en las gradas.
El equipo que asista a homenajes o que entregue entradas a sospechosos de ser radicales se expondrán a perder puntos en la clasificación de la Liga o a bajar de categoría.
A ver si es verdad, y la justicia prevalece sobre tanto miedo y oportunismo.

Nota:
Lendoiro, un antiguo mándamás del Depor, ha sido despedido de su cargo como embajador de la Liga Española por asistir al entierro de Jimmy y aceptar una placa de manos de los mandamases del Riazor Blues.

No hay comentarios:

Publicar un comentario