domingo, 26 de abril de 2015

Alejandro Marqués y sus maquetas de trenes.

EL GETXOTARRA ALEJANDRO MARQUÉS ATESORA UNA DE LAS MAQUETAS HECHAS A MANOS MÁS IMPORTANTES DE BIZKAIA.

La maqueta tiene 300 metros de entramado de vías - de ellos 140 lineales - controladas por un complejo sistema eléctrico, que ocupan toda una habitación. Alejandro ha invertido en ela más de 13 años y la concluirá definitivamente este verano.
La reproducción a escala HO releja un recorrido entre distintos escenarios entre los años 50 y 70 por donde los convoyes de vagones a escala pasan puntualmente. En la ambientación se reproduce fielmente la estación de Arrigorriaga, nudos ferroviarios, una cementera, a subida a Orduña del trazado de RENFE, un cuartel de la Guardia Civil de la época franquista o una ermita visigoda ubicada en Cantabria.
Todos ellos se compaginan con pasajes salidos de su imaginación como el delincuente y posteriormente abogado Eleuterio Sanchez - El Lute - esposado por una pareja de miembros de la Benemérita esperando el traslado a prisión o dos tramos subterráneos controlados por cámaras para no perderse detalle del paso de los trenes.
La maqueta está alimentada por una unidad de automoción 440. "Cada vez que alguien nuevo viene a ver mi maqueta por primera vez le dejo que se ponga una auténtica gorra de jefe de estación", dice Alejandro con una sonrisa.
"Lo de los trenes ya tiene tradición en mi familia", agrega Marqués. "Mi abuelo llegó a ser presidente de la compañía ferroviaria M.Z.A, allá por el periodo de entreguerras".
Marqués no puede tasarni cuantificar los ahorros que ha invertido en su maqueta, aunque no son para timoratos. "Una sola locomotora puede costar entre 40 y 6.000 euros. Barata la afición no me ha salido", explica. En España hay unos 10.000 aficionados, una cifra muy alejada de los cuatro millones de aficionados a los trenes a escala alemanes. "Lo que siento es que no haya relevo generacional. Vas a los encuentros de la Asociación de los Amigos del Ferrocarril y no ves caras jóvenes", se lamenta Alejandro Marqués.

No hay comentarios:

Publicar un comentario