jueves, 23 de abril de 2015

El lenguaje de los delfines.

Día de trabajo con etólogos en el Instituto de Ciencias Marinas de Roatán (RIMS), en Honduras. Los delfines del centro, Hector y Ham han sido adiestrados para saludar en posición erguida con las aletas, solo con la cola dentro del agua del tanque, y para hacer piruetas en el aire para el público. Hoy los científicos les van a pedir con gestos que improvisen. Pueden hacer una serie de trucos ensayados previamente, pero no pueden repetir ninguno de ellos dos veces el mismo día.
Hector y Ham desaparecn vajo el aua y parecen debatir lo que van a ofrecer a los investigadores. Con ellos está el buceador Stan Kuzjaz, con una gran cámara sumergible repleta de hidrófonos.
Los delfines se yerguen sobre la cola, hacen piruetas, etc tras debator con chirridos entre ellos. ¿Cómo lo hacen? ¿Han convesado entre ellos?
Podemos decir que su sincronizaión es tan buena que uno comienza un ejercicio y el segundo le imita con gran precisión, pero nos gusta pensar que "hablan entre ellos", y de sas "conversaciones" surgen sus decisiones.

Cuando miramos las interacciones, a veces violentas, de las jerarquías de los grandes simios, podemos entender un poco de lo que sucede. Los chimpancés y los humanos separaron sus caminos hace unos pocos millones de años. Pero con los delfines, no lo tenemos tan fácil. Por ejemplo, ellos "ven" con un sonar de ecolocalización. Pueden notar la presencia de objetos a 30 metros y pueden saber si se trata de un pedazo de red de nylon, una boya de metal o una bolsa de plástico. Y también son conscientes de lo que otros delfines "perciben" con sus sentidos.
Los primates tenemos grandes lóbulos frontales, mayores que los de los cetáceos. éstos son los encargados de tomar decisiones y hacer planes complejos. Sin embargo, los delfines planifican y deciden con la misma soltura que los chimpancés. Los humanos procesamos la información visual en la parte posterior del cerebro. Los delfines procesan la información visual y auditiva en distintas partes del neocortex. El cerebro de delfines y primates está organizado de distinta manera.
Un cambió climático en los océanos prehistóricos mutó a los delfines de depredadores de presas grandes con dentaduras de lobo - los Basilosaurus - a animales que vivían en grupos de hasta 16 miembros, en medio de coyunturas sociales complejas. De cazar grandes mamíferos y peces como las orcas pasaron a cazar en grupo pequeñas presas. La necesidad de saber si los miembros del clan eran aliados en la consecución o secuestro de hembras, o rivales, así como la elaboración de técnicas de caza llevaron a estos cetáceos a elaborar técnicas de caza complejas.
Los biólogos marinos han observado a un clan de delfines nadar a toda velocidad, a 32 kilómetros por hora, en círculo, en torno a un cardumen de peces, con la intención de lavantar lodo y obligar a los peces a saltar fuera del agua para reunirse. Los peces saltan desorientados y caen en las mandíbulas de los hambrientos delfines.

No hay comentarios:

Publicar un comentario