domingo, 19 de abril de 2015

Linchamientos en la Red.

Se llama Alicia Ann Lynch y, como yo, es usuaria de Internet. A diferencia de mí usa las redes sociales para hablar de sí misma. Una vez publicó una fotografía suya con camiseta de deporte, falda corta y un dorsal. Una corredora de maratón con las piernas, los brazos y la cara "ensangrentados" de rotulador rojo. Etiquetó la imagen como "Hastags-Boston-marathon" para asociar su aspecto a la tragedia terrorista de los hermanos Tsarnaev.
Quizá se lo pasara bien poniendo esas fotos pero muchos usuarios de Boston no le encontraron la vis cómica al asunto. Una víctima verdadera del atentado le escribió: "Deberías avergonzarte, mi madre perdió las dos piernas y yo casi muero". Alicia se disculpó, pero ya era tarde para ella. La fotografía se había convertido en viral y empezaron las amenazas de muerte por teléfono a Alicia y a sus padres. Los internautas siguieron su rastro por las redes sociales y descubrieron unas fotografías suyas desnuda que ya  tiene todo el mundo. Hoy en día tecleas Alicia Ann Lynch y te encuentras con 740.000 páginas. Fue una estupidez hacer chistes con las víctimas del terrorismo. Lo es siempre. Pero el castigo fue desproporcionado.
La pauta es siempre la misma. Alguien cuelga algo politicamente incorrecto en la Red. Una persona lo ve y se escandaliza, muchas veces con razón. Algunos internautas, con el ansia de sangre del espectador de una ejecución pública, convierte el castigo en una cruzada. Unos internautas que no saben lo que ha sucedido se ensañan.

SI HAS SIDO "MALO" EN LAS REDES SOCIALES.

1) Actúa. No te van a tratar mejor por dejarlo correr. Pide disculpas cuanto antes.
2) Las disculpas deben ser sinceras y con propósito de enmienda. No vale decir que lo sientes en un foro y en otro darle una importancia relativa. Los internautas no se lo tragarán.
3) No hay que temer la interacción con los detractores, pero hay que evitar enzarzarse en discusiones estériles. Eso es lo que quieren algunos tipos desocupados. Jamás se deben perder las formas ni el control.

No hay comentarios:

Publicar un comentario