lunes, 11 de mayo de 2015

El portero criminal

EL PORTERO BRASILEÑO BRUNO FERNANDES ESTÁ CHUPANDO BANQUILLO POR QUITARSE A UN HIJO DE PENALTI.

-Acabo de llegar de Brasil y solo hay prostitutas y futbolistas.
-Deberías tener más consideración con lo que hablas. Mi mujer es brasileña.
-Eh...yo...esto...¿En qué equipo juega?

Diego Fernandes nació en diciembre de 1984 en una favela de Belo Horizonte y su primer balón fue uno hecho con trapos. Eludió la miseria jugando al fútbol en el puesto de portero y fichó por el Atlético Mineiro en 2004, pasó por el Corinthians y terminó su carrera en el Flamingo de Río de Janeiro. Se convirtió en portero cuando el cancerbero titular se lesionó. En 2009 fue capitán del equipo heredando el brazalete de Lucio Fabiano.Bruno Fernandes ganó tres veces el Campeonato Carioca, una ocasión respectivamente el Campeonato Brasileño y la Copa Río y dos la Copa Guanabara.El seleccionador de Brasil barajó su nombre para tenerlo bajo los palos en el Mundial.
Se casó con Dayanne Rodrigues y se formó una doble leyenda de as de las porterías y goleador nocturno de noches golfas en festejos con alcohol, cocaína y chicas de vida alegre. En julio de 2008 los rumores de sus hazañas fiesteras llegaron a oídos de los directivos del club que le confiscaron el 20 por ciento de su salario tras un incidente con prostitutas. Por lo visto, Bruno, el defensa Marcinho y el delantero Diego Tardelli estaban en un club de alterne cuando a Marcinho se le ocurrió la idea de exigirle a una meretriz ser penetrada sin preservativo y, esta, logicamente, se negó. Marcinho comenzó a golpearla cuando intervino la policía de Río.
El crimen que nos ocupa no es este, sino el asesinato de Eliza Silva Samudio. Eliza decía ser modelo pero en realidad las malas lenguas dicen que su horizonte era acostarse con los promocionadísimos machos alfa de los equipos de fútbol para resolverse la vida. Está muerta. Hiciera lo que hiciera, nadie merece lo que pasó, así que vamos a dejarlo aquí.
Bruno y Eliza se conocieron en una fiesta y empezaron a acostarse en una residencia de Minas Gerais, hasta que en una de las penetraciones se rompió el preservativo. Bruno se hizo la prueba del SIDA y ella le dijo que estaba embarazada. Bruno lo celebró dándole una paliza y ella le puso una denuncia. Después, Bruno le ofreció 140.000 reales por abortar, pero Eliza llevó el parto a termino y exigió una pensión de paternidad a Bruno.
Bruno se hizo la prueba de paternidad y le pasó una mensualidad de 1000 reales semanales a Eliza y exigió una foto del bebé. Eliza exigió el 10 por ciento del salario de Bruno, el abono de un seguro médico y un apartamento en condiciones.
Los machos alfa siempre marcan las reglas y los demás tienen que seguirlas. Así que le encargó a su primo Jorge Luiz Rosa, a su amigo de juergas golfas y putiferios variados Henrique Ferreira, alias el Macarrao, y al policía corrupto Marcos Aparecido dos Santos, que la mataran. Eliza tenía que desaparecer. Literalmente.
Los tres sicarios se llevaron de su casa a Eliza a punta de pistola y se la llevaros a un chalet, propiedad de Bruno, donde la torturaron, la estrangularon y el policía Marcos Aparecido la descuartizó y usó sus trozos como comida para unos perros rottwailer. Se llevaron al bebé, no se sabe si con la intención de abandonarlo o entregarlo en un orfanato.
La policía detuvo al primo Rosa, que largó una confesión completa tras un interrogatorio a guantazos. Bruno y el Macarrao se entregaron. Aparecido, alias el Nene, demostró que era un experto en desapariciones, y puso tierra por medio. A día de hoy, nadie sabe dónde podría estar. El bebé no acabó en una inclusería, porque el abuelo materno, Luiz Carlos Samudio, se lo levó a criar a su casa de Foz de Iguazú. El presidente del Flamingo, Rafael di Piro, envió una carta al penal de Nelson Hungría, para comunicarle a Bruno, condenado a 20 años, que es una pena adecuada para un macho alfa por ejercer de tal, su despido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario