sábado, 6 de junio de 2015

Un oso ataca a un hombre en Cantabria.

Eduardo tenía el hobbie de hacer fotografías del bosque y de las criaturas salvajes que en él habitan. Abandonó el pueblecito de Villaescusa  de Bardales y subió al puerto de montaña. El día era prometedor. Había conseguido tener un atisbo de lo que de lejos le pareció un gato montés. Como Eduardo era consciente de que se estaba adentrando en territorio de osos, pisaba fuerte la hojarasca para alertar a los plantigrados de su presencia en el lugar. Fue en vano.
No vió al oso pardo hasta que casi lo tuvo encima. No hubo tiempo entre decidir huir o quedarse quieto. El oso le mordió en la cara, el cuello, y le destrozó un brazo, fracturándole cúbito y radio y desgarrándole los músculos de un zarpazo.
Ahora Eduardo se recupera, con "pronóstico reservado" en Valdecilla. No se teme por su vida.
Es el cuarto ataque de oso pardo en territorio español en 25 años. El último sucedió en Palencia. El oso se vio sorprendido, en este penúltimo caso por un senderista extraviado en medio de la niebla, y respondió a este miedo con un poderoso mordisco en el muslo.
"El oso de Cantabria  se vio acorralado. Quizá confundió el flash de la cámara con un arma", explica por la televisión un biólogo.

Para ver:
Información adicional sobre este ataque y recomendaciones sobre qué hacer ante la presencia de un oso:
https://www.youtube.com/watch?v=9uyc3BElwzI 

No hay comentarios:

Publicar un comentario