sábado, 11 de julio de 2015

Circuncisiones mortales.

Decenas de Jóvenes mueren cada año a manos de hachiceros, victimas de un ripo que los convierte en hombres a cuchillo.

Miles de adolescentes de la étnia Xhosa se envuelven en mantas para protegerse del frío del África austral. Tienen las caras pintadas con arcilla blanca y esperan en una choza en medio de la nada. Les aguardan los brujos, que cuchilla de afeitar en ristre, les rebanaran el prepucio, y los convertirán en adultos tras este sangriento rito de paso.
La circuncisión tradicional se cobra cada año decenas de nuertos en áfrica oriental y medirional. Otros muchachos sufren terribles infecciones en sus genitales o acaban teniendo deformaciones que les impiden tener una vida sexual normal al servicio de la supervivencia del clan, consecuencia antagónica a lo que se pretende con este ritual.
El médico hlandés Dingeman Rijken ha dedicado años a denunciar estas desmanes. En una página web que provoca nauseas, muestra fotos de penes infectados, tumefactos, hinchados hasta lo grotesco o cortados por la mitad, es decir, emasculados, Rijken constata que solo en su zona de influencia 825 chavales Xhosa han muerto por culpa de este rito de paso.
los brujos han prohíbido la intervención de Rijken en sus poblados, pero las autoridades sanitarias de Cabo Oriental han connfirmado la muerte de 20 niños tras el uso de las cuchillas de los hechiceros. También reconocieron que 141 "iniciados" están ahira hospitalizados, segín confirmó Sizwe Kupelo, portavoz del Departamento de Salud del Gbierno regianial.

Entre los masai, la circuncisión (tanto masculina como femenina) es una compleja ceremonia. El joven afeita su cabeza, viste una túnica nueva y se desprende de bienes asociados a su juventud. Los adolescentes se bañan y se dan docenas de dolorosos pellizcos, que simbolizan la dureza de la vida. El "ttorrobo" les amputa el prepucio. Se considera que si el joven llora ogrita traerá la desgracia sobre su familia.
La circincisión consiste en la extirpación del prepucio, la piel que cubre el glande. Entre los judíos significa la vienvenida a la comunidad y se realiza, sobre todo, entre lactantes a manos de un rabino. En 2006, el 30 por ciento de los hombres estaba circuncidado, siendo el 68 por ciento de ellos musulmanes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario