martes, 6 de octubre de 2015

Agua a raudales en el Sistema Solar.

GANÍMEDES, LA MAYOR LUNA DE JÚPITER, SE UNE A LA LISTA DE MUNDOS CON MARES EN SU INTERIOR Y AUMENTA LA POSIBILIDAD DE HALLAR VIDA MÁS ALLÁ DE LA TIERRA.

Si hay algo de lo que los astrónomos están seguros es que allá fuera, en el Cosmos, hay agua por doquier. De ser un bien escaso ha pasado a ser un posible componente imprescindible del Universo.
Una estrella descubierta en 2011 en la Constelación de Perseo riega, literalmente, el espacio circundante con chorros de agua equivalentes al caudal del Amazonas por segundo. Hay agua en las nubes de polvo cósmico y gas en las que las estrellas nacen, y moléculas libres de agua flotando libres en el estacio interesteelar.
Hay planetas de agua en lo que a un astronauta le faltaría un trozo de tierra firma para plantar la bandera. Y discos protoplanetariaos con existencias de agua suficiente como para reponer la de todos los oceaanos terrestres si se evaporaran.
Los científicos han descubierto en los últimos meses que Encelado tiene chimeneas hidrotermales, como en la Tierra, un lugar que puede ser el hogar de organismos extremófilos. A 90º C, el agua caliente surge del fondo oceánico de Encelado y se mexclaron el agua fría, creando las condiciones ambientales para que aparezca la vida.
El segundo hallazgo de los planetólogos es que Ganímedes, una de las mayres lunas de Juúpiter, se une definitavamente al club de los cuerpos celestes con grandes oceanos subterráneos. Bajo su helada superficie existe una cantida de agua superior a todos los oceanos conocidos. Este nuevo mar podría tener hasta 100 kilómetros de profundidad.
Estos no son mas que los hallazgos más recientes. Los planetólogos han logrado averiguar que hay hielo en cráteres apartados de la Luna, allá donde no llega la radiación solar. Y, en Marte, un planeta que pudo ser muy parecido a la Tierra, hay agua mezclada con otros componentes en sus polos y en las capas de terreno más próximas a su superficie.
Los cometas y asteroides contienen gran cantidad de agua, asimismo, como se ha comprobado del asteroide Ceres, el mayor del Anillo de Asteroides,  al que acaba de llegar la sonde Dawn. Algunos investigadores creen, que el agua llegó a nuestra Tierra, por medio de impactos de asteroides, en un momento de la Historia del Sistema Solar en que Júpiter buscaba su órbita y desestabílizó la Nube de Oort.

No hay comentarios:

Publicar un comentario