martes, 27 de octubre de 2015

Comer embutidos en exceso puede producir cáncer.

La Organización Mundial de la Salud alertó ayer de que un consumo excesivo de embutidos ( carne transformada) puede producir cáncer. Según un informe de la Agencia Internacional para la Investigación, la ingesta continuada de 50 grs de carne transformada aumenta el riesgo de sufrir tumores colorrectales, de próstata y vejiga en un 18 %, por lo que la incidencia pasaría de un 5 % a un 6,2 %. De hecho, el IARC clasifica los chorizos y las lonchas de jamón en la misma categoría que el tabaco  el amianto, aunque nos advierten que no significa que sean igual de peligrosos.
Como ejemplo de carnes transfrmadas, la IARC cita los perritos calientes ( hot dogs ), las salchichas de Francfort, el jamón preparado, la carne de vacuno seca (tasajos y cecinas ), así como el spam o carne enlatada. La mayoría de las carnes transformadas contienen cerdo o vacuno, pero pueden incluir carnes rojas, aves o vísceras como sangre. Entre los métodos de preparación de la carne peligrosos, la OMS considera potencialmente cancerígenos "la carne transformada por salado, maduración, fermentación u otros procesos destinados a realzar su sabor y mejorar su conservación".
Las hamburguesas, no obstante, quedan fuera de la lista. Se entiende que la hamburguesa de carne de cerdo picada preparada en casa o por el carnicero delante de los ojos del cliente está exenta de peligro para el consumidor.
En cuanto a la carne roja (de cualquier tipo de mamífero, escepto el conejo) en especial vaca, cordero, cabrito, cerdo o caballo) aumentaría el riesgo de padecer cáncer colorrectal en un 17 por ciento "si la relación entre la enfermedad y el hábito continuado quedase demostrada con más datos", lo cual todavía no se ha hecho.
"Abusar de la carne preparada, esto es, comerla casi cada día es tan peligroso como no comer embutidos en absoluto", aclara el oncólogo Guilermo López Vivancos

No hay comentarios:

Publicar un comentario