viernes, 20 de noviembre de 2015

¿Por qué los exploradores se juegan la vida?

"Empezamos a notar algo inusual a 1640 metros de profundidad: detectamos condensación deagua en una zona que debía estar seca". El que habla es el aventurero español Jesús Calleja. Acababa de regresar de una pieza del fondo de la sima Krubera-Voronya en septiembre de 2013, la más profunda del mundo en la República de Abjasia (Georgia). Era una expedición de 24 personas rodada para un programa de televisión. Quisieron regresar a la superficie por precaución cuando un rugido los estremeció: una tromba de agua. Estuvieron cuatro días atrapados, sin posibilidad de salir al exterior, sin comida pues habían consumido las provisiones para un solo día, atravesando sifones de agua con un solo equipo de submarinismo para todos; a una temperatura de 0º y con un 100 % de humedad; buscando recovecos donde esperar razonablemente secos a que la tromba bajara su caudal... "Cuando ví que la espeleologa rusa, una experta con años de experiencia, se ponía a llorar y a escribir su testamento, fue cuando realmente me dije que de esta no saldríamos", explica Jesús Calleja.
Sobrevivieron. "La clave está en que supimos gestionar al miedo. Mantuvimos la tranquilidad, incluso dentro del máximo estrés. Si te pones nervioso e intentas salir a toda costa, malo" Jesús sabe de qué habla. No es nuevo para él. Ya tuvo que gestionar el miedo cuando una avalancha en el campo base sepultó su tienda, donde había estado escasos minutos antes, y a todo su equipo bajo 20 metros de nieve; o en aquel naufragio que los tuvo una noche entera en las gélidas aguas de la Antártida....
¿Por qué correr estos riesgos? Es lo que el escritor de este blog se preguntó este mismo verano cuando un conocido de Fuentesauco fue alcanzado por un toro de fuego en la pierna. Esta persona iba a todos los festejos taurinos de la comarca de La Guareña. O porque un tipo se pone a hacer acrobacias de frestyle con una moto. O cuando alguien hace paracaidismo. "Si no existiera la figura del explorador, no habríamos descubierto América ni aprendido a manejar el fuego en las cavernas. Lo que hacemos es un estilo de vida: nadie me puede pedir que monte un negocio y fiche de 7:00 a 13:00. Pero es algo más: toda aventura supone un avance para la Humanidad" El equipo de Desafío Extremo, el programa de TV del Canal Cuatro se dirigiñó a la sima más profunda del mundo para recabar información sobre los organismos extremófilos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario