domingo, 24 de enero de 2016

"Affluenza", el mal de los niñatos ricos.

Ethan Couch se libró de la cácel despues de matar a cuatro personas porque sus acaudalados padres no le enseñaron a discernir el bien del mal. En España, esta presunta enfermedad no tiene validez legal.

Al "bueno" de Ethan Couch lo detuvieron hace tres semanas en Puerto Vallarta, México. La policía mexicana ponia fin a una huída de película. Su madre Tonya y él habían cruzado la frontera para eludir la acción de la justicia. Había quebrantado así su libertad condicional impuesta hace un par de años por causar un dramático accidente de tráfico. Estrelló su furgoneta "pick up" contra el vehículo de otra joven que se había salido de la calzada y a la que estaban ayudando los vecinos y otro conductor. Couch conducía a 112 kilómetros por hora en una via urbana y tripicaba la dosis máxima de alcoholemía - dió 0,24-. En su organismo se encontraron restos de Valium y marihuana.
Cuatro personas murieron y y una quinta quedó tretrapléjica ( solo se puede comunicar con su familia moviendo los ojos). Sin embargo, la juez que se ocupó del caso, Jean Hudson Boyd, no envió a Couch, de 16 años, a la cárcel,sino que le impuso una pena menos severa: libertad restringida y una fuerte multa conómica.
La magistrada se guió para su veredicto que esgrimía que Couch sufrñia un transtorno llamado "affluenza", es decir, que hacía lo que le ponía en la punta de las narices porque sus padres no le habían enseñado a tener en cuenta las necesidades y los derechos de los demás. Después del accidente decía: "Solo me he tomado dos cervezas; no voy a meterme en un lío por esto".
"Affluenza" es un término acuñado de dos vocablos anglosajones: "Flu", "gripe" y "affluence", "influencia, riqueza, opulencia". Vamos; el castizo y franquista: "No sabe con quién está hablando".En principio define "una relación dañina y desequilibrada con el dinero" o bien con "la persecución del mismo". Esto da lugar a una serie de transtornosconductuales que van desde la adicción al trabajo a la baja autoestima pasando por la depresión, la pérdica de motivación, la "incapacidad para retrasar la gratificación y "un falso sentido del derecho".
El psicólogo español Antonio Cano Vindel no está de acuerdo que el problema de estos jóvenes sea la relación con el dinero sino la distancia que toman los padres con sus hijos durante la crianza, precisamente  causa de este poderío económico. Hay dos elementos claves para enseñarles a ser responsables de sus actos y que el desarrollo de su libertad debe respetar ciertos límites ( relacionados con la salud y legales). Si no se consigue esto y el adolescente tiene tendencia a la "impulsividad, es poco empáticos y agresivo" habremos criado un auténtico psicópata.
La "affluenza" jamás será una eximente para la Justicia Penal española., según la letrada Isabel Winkles. "Aunque si vemos jóvenes que inician su cuarta carrera y reclaman que el padre, divorciado, les pase una pensión alimenticia".
Otros jóvenes problemáticos son Nick Hogan, el hijo del luchador de wrestling Hulk Hogan. Tuvo un grave accidente automovilístico durante una carrera ilegal den 2008. El juez le retiró el permiso de conducir y le condenó a ocho meses de prisión. Iba "a 113 kilómetros por hora en una zona limitada a 50, según los guardias de tráfico. Al parecer, no veía peligro para su vida ni para las de los que se cruzasen con él sino la hazaña para contar entre copas.
No todos los padres son tan protectores con sus hijos con "affluenza".. El actor Lawrence Fishburne dejó de hablar con su hija. Lo decidió momentos después de que le anunciara que empezaba atrabajar como actriz porno. La profesión no era el problema, sino que la noticia llegaba después de la muchacha fuera procesada a los 17 años por prostitución y por haber retenido y agredido a una mujer en su casa 12 meses después. Capacidad para ir más allá de los límites, una de los requisitos de su empleo, tiene. El problema es que los que llegan al porno con hábitos autodestructivos hacen más daño a la profesión que los beneficios que puedan reportarle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario