martes, 5 de enero de 2016

Regulación para usar los drones, tanto en España como en los Estados Unidos.

Hasta un millón de unidades se venderán en los Estados Unidos estos días, mientras en España su demanda ha aumentado un 40 %.

El uso lúdico de un dron no requiere una titulación oficial de piloto en España. Tampoco es preciso registrar el aparato en la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Pero es necesario si se van a utilizar estas máquinas voladoras con fines profesionales. 
En cambio en los Estados Unidos hay que registrar todos los drones que pesen más de media libra ante la Administración Federal de Aviación (FAA) y abonar una cantidad de 5 dólares. Pagando unas decenas de dólares, cualquier aficionado podrá elevar su máquina hasta 10.000 pies, una altura respetable, hasta ahora exclusiva de los vuelos comerciales y los aviones militares. El propietario que no registre su avión ante la FAA se arriesga a una estancia de tres años en una penitenciaría y una multa de hasta 250.000 dólares.

No se recomienda usar los drones de noche, no sobre zonas pobladas o en las que vayan a suceder eventos como bodas, procesiones de Semana Santa, playas en temporada de baño o conciertos. Solo se podrá manejar drones en zonas despobladas.

El piloto responderá ante un tribunal su el aparato causa daños a la propiedad pública o privada. El uso imprudente de un dron en España se multa con cantidades de hasta 225.000 euros. En Estados Unidos ya ha habido sanciones para un tipo que añadió a su dron una pistola cargada, con la excusa de la seguridad ciudadana. No solo no le dieron los derechos de patente sino que le retiraron el aparato. Tampoco es una buena idea tomar fotografías de la vecinita de al lado ligera de ropa. Aunque he de reconocer que con un dron se hacen unas excelentes fotos aéreas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario