jueves, 18 de febrero de 2016

Bangladesh ayuda al hombre- árbol.

Abdul Bajandar comenzó a notar que le salían arrigas en las manos, los pies y las piernas en 2006. Al principio  les dio importancia, pero dichas arrugas crecieron hasta pesar en su totalidad 6 kilos. Fueron minando sus posibilidades de conseguir un empleo y conservarlo, de tener su propia familia y ahora están a punto de matarlo  por colarso cardiaco. El estado de Bangladesh acaba de anunciar que le va a pagar una omplejísima operación para intentar devolver a Abdul lo que la vida le ha arrebatado.
¿Pero que es lo que le pasa a este hombre de 26 años? Padece epidermodisplasia verruciforme o Enfermedad de Lewndowsky- Lutz. Estos patólogos fueron los que documentaban una enfermedad en que unas verrugas crecían por toda la dermos de los pacientes, sobre todo en las manos y los pies, hasta que les causaban la muerte.. Abdul tiene dañado el cromosoma 17 que convierte a las personas que lo sufren en muy vunerables al papiloma humano. El papiloma produce pequeñas infecciones sin inportancia, pero en los hombres- árbol prodece deformidades monstruosas. Los globulos blancos son insuficientes para decirles a esos virus que secuestran las células de la dermis que dejen de producir queratina, la sustancia de que están hechas las uñas.
Seis médicos de diferentes especialidades intentarán retirar los seis kilos de keratina, pero si no atajan el virus, lasverrugas seguirán crecieno, y Abdul volverá a la casilla de salida. Ya ha perdido su trabajo como conductor de ciclotaxi y se ha convertido en una morbosa estrella en su barrio. Los vecinos insisten en ver al hombre- árbol y no cesan de repetir que los dioses le están castigando.
Hay otros dos hombres- árbol en el mundo. En 2007, el fallecido hombre- árbol Dede Koswara saltó a los medios de comunicación y consiguió que lo operaran, ya que el estigma social y los 10 kilos de piel muerta le impedían mantener a su hija de corta edad. Pero las verrugas reaparecieron, se sometió a una segunda intervención, y finalmente falleció el 30 de enero de 2015. Estaba recluído en su casa, ya no podía hablar y había contraído una hepatitis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario