viernes, 4 de marzo de 2016

El comandante Kelly vuelve a casa tras un año en el espacio.

"Me siento muy bien. Un buen baño ruso y puedo volver a volar al espacio" declaró el cosmonauta Scott Kelly nada más pisar tierra en Kazajstán a las 10:26, hora local, cinco horas menos en España. Trece horas después, contaba en Twitter que veía su primeramanecer en la Tierra desde un avión que sobrevolaba Noruega.
Kelly y el cosmonauta ruso Kornienko se han pasado 340 días en la Estación Espacial Internacional a la que llegaron en marzo de 2015 pra comprobar las consecuencias de la exposición del cuerpo humano largo tiempo a la microgravedad.
A sus 52 años Kelly ha viajado cuatro veces al espacio desde diciembre de 1999 y acumula 520 días en microgravedad, pero no es el astronauta que más tiempo ha permanecido en órbita ni el que ha participado en la misión más larga: Genady Padalka ha pasado en el espacio 879 días a lo largo de cinco misiones distintas y Valery Polyakov estuvo 437 días seguidos en la MIR entre 1994 y 1995. Pero sí ha sido el más mediático y simpatico de todos.
Se disfrazó de gorila y persiguió a un compañero en el más puro estilo de los gags de Bennie Hill para grabarlo en video y compartirlo en las redes. Ha hecho concursos de identificación de paisajes terrestres fotografiados por él desde la Estación, ha comido lechuga cultivada en el complejo científico, y ha hecho malabares con microgravedad con piezas de fruta fresca. Los responsables de la NASA lo animaron a hacer estos vídeos porque pueden recabar fondos y vocaciones entre los más jóvenes.
Scott tiene un hermano, también astronauta, pero retirado de la carrera espacial hace cinco años, llamado Mark. Así que los fisiólogos de la NASA tendrán la oportunidad de comprobar las diferencias moleculares de dos cuerpos con casi el mismo ADN expuestos a distintos niveles de microgravedad.
Entre los experimenos que realizaron Scott y Kornienko en la ISS está el cultivo de lechugas y el supervisado del desarrollo de una flor. "Será muy difícil aportar calorías sanas a los cosmonautas que se pasen dos años en una nave con rumbo a Marte, permanezcan un año en el planeta rojo, y se pasen otros tres años regresando de él", dice un técnico de la NASA.
Los rusos han comprobado que con el entrenamiento diario para no perder masa osea y otras medidas preventivas el cuerpo humano puede pasarse 14 meses en microgravedad y se supone que no habrá problemas para una misión de tres años. Pero los riesgos de reducción de masa muscular y capacidad aeróbica, empeoramiento de la visión por efecto de la microgravedad en los nerviós ópticos, una alimentación inadecuada, e incluso problemas de salud mental no tienen solución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario