jueves, 10 de marzo de 2016

Los polígamos de Utah se movilizan por sus derechos.

El estado de Utah es un referente mundial en lo que se refiere a la poligamia, donde las familias que la practican suman 30.000 personas, pero aús así la cuestión suele estar ausente del debate público.
Un nuevo proyecto de ley quiere criminalizar este estilo de vida, por lo que los miembros de familias olígamas se han echado a las callescon el grito de "Quiero a todas mis madres" o "Somos familias, no delincuentes".
El vínculo de Utah con la poligamia tiene que ver con la instalación en el territorio desde el siglo XIX de numerosas comunidades mormonas. El líder de este grupo religioso, Joseph Smith, tenía 55 esposas, según la Wikipedia, pero las estimaciones de los hustoriadores afirma que no pasaron de las 40. Los mormones actuales prohiben la poligamia y expulsan del seno de la comunidad espiritual a cualquiera que la practique, por lo que los grupos familiares de esas características se refuegian en la clandestinidad. Existen fundamentalistas mormones que suelen establecer este tipo de dinámica familiar. La Constitución de Utah no solo declara ilegal la practica, y declara que seguirá siéndolo siempre.
Me entrevisto con Enoch Foster, un polígamo casado con dos esposas. "Es una violación de mi libertad de expresión- declara.- Si fueran mis amantes no podría ser perseguido, pero como las considero esposas y somos una familia, me convierto en un criminal".
Los activistas contra la poligamia que he consultado dicen que sacraliza la desigualdad de género, se considera a la mujer una propiedad del marido, y se fomenta el matromonio con chicas muy jóvenes, a menudo menores.
La "recriminalización" llega tras la salida a la luz del hecho de que dos comunidades polígamas, unidas por una fuerte ideología religiosa, hostigaban a los residentes que no compartían su estilo de vida, les negaban la protección policial, los permisos de obra o incluso el enganche al Servicio de Aguas. Tampoco ayuda que el anterior lider espiritual de estos dos pueblos, uno en Utah y el contiguo en Arizona, Warren Jeffs, esté cumpliendo condena por mantener relaciones con una niña de 12 años y otra adolescente de 15.

No hay comentarios:

Publicar un comentario