sábado, 28 de mayo de 2016

Brujería y futbol en Costa de Márfil.

1992 fue el único año en que la selección marfileña jugó una final de la Copa de África. El ministro de Deportes convocó  a un grupo de fétisheurs (brujos) para que los espíritus protegieran a los jugadores del país contra la selección de Ghana. Pero cuando el Gobierno no pagó a los hechiceros, la leyenda local dice que estos lanzaron una maldición contra la selección nacional. No ganaron nada hasta 2002. Ese año, Moise Lida Kouassi, ministro de Deffensa, negoció con los brujos ,y les ofreció botellas de ginebra para que levantasen el hechizo. En 2006 la selección de Costa de Márfil se clasificó para el Mundial.
Los fétisheurs esparcen hechizos por los campos y mojan los postes de las porterias con sangre de pollo para evitar que entre el balón. En 1984, por lo menos 150 brujos se alojaron en el hotel donde estaban concentrados los jugadores marfileños para hacer sus conjuros. Los futbolistas se bañaron en una tina con agua tratada con ociones especiales y a continuación se les pidió que solicitasen un deseo al oído de una paloma.
El orgenismo rectos del futbol africano, consciente del daño que estas supercherías- el mero rumor de estas - pueden hacer a la imagen de la gestión por parte de las diferentes federaciones, ha prohíbido la presencia de estos "asesores" tan trasnochados en el entorno de los equipos

No hay comentarios:

Publicar un comentario