martes, 5 de julio de 2016

De gatas y ratones.

Audrey es una gatita que un día, más por diversión que por hambre, se animó a acosar a un ratón de campo. La persecución duró dos horas, y al final, el ratón encontró la manera de volver al jardín, de donde procedía. Audrey usó de sus reflejos felinos y el ratón de su tamaño para colarse en los huecos más insólitos. El dueño grabó la escena e hizo fotos. Aquí tengo una. Que la disfruten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario