miércoles, 20 de julio de 2016

Entrevistamos a un experto en leones.

Craig Packer es un conservacionista que lleva varias décadas con el Serengeti Lion Project. Es el autor del libro Leones en la balanza: devoradores de hombres, melenas y hombres armados.Hemos adaptado una interesante entrevista con él para saber más sobre estos poderosos felinos gregarios.

El año pasado, por estas fechas, mataban al león Cecyl en la caza enlatada. Recientemente varios países europeos han prohíbido la importación de trofeos da caza. ¿Qué hacía a Cecyl tan especial?

Cecyl estaba en un parque visitado por un monton de cazadores deportivos. Los leones son atraídos fuera del parque por rastreadores sin escrúpulos para procurar a sus clientes ricos el ejemplar más espectácular.
De un modo irónico, se permitió vivir a Cecyl una larga vida porque los furtivos esperaban que se convirtiera en un trofeo de caza. Pienso que es un fenómeno social. Aquí hay un león con un nombre, que se puede individualizar, disparado por un americano, el dentista William Palmer, en unas circunstancias cuestionables. Hay una víctoima y un verdugo. Es la historia perfecta.

¿Qué tienes que decir de la cultura del trofeo de caza y de la caza enlatada?

Nada bueno. La aceptaría si fuera una industria que generase fondos para la conservación. No es normal atraer a gente de mediana edad, guiada por rastreadores de dudoso carácter, cuya principal habilidad es conseguir el animal que sus clientes les solicitan. Disparar un león en la caza enlatada no es más peligroso que pescar peces en un barril. Sencillamente, no te ganas el trofeo.

Los masais tienen un rito de paso que consiste en cazar un león con una lanza como prueba de virilidad, para entrar en la edad adulta. Háblanos de esta tradició y cómo estás trabajando con los masais para que dejen de hacerlo.

Desgraciadamente la demografía del pueblo masai está creciendo rapidamente, y les quedan pocas maneras de expresar su virilidad.
Cazar de esta forma, bajo esta excusa leones, está prohíbido en Tanzania. Como alguna válvula de escape tiene que tener esta gente permitimos que cacen los ejemplares que devoran sus reses. Pero sabemos que, con esta excusa, algunos jóvenes guerreros se pueden animar los unos a los otros para alancear un león para luego decir a los rangers del parque del Serengeti:"Estamos llevando a cabo una represalia contra la leona que mató una res en mi poblado".

En 1970 Tanzania tenía 10 millones de personas, pero en 2048 serán 160 millones de personas. ¿Cuál será el panorama para la vida salvaje y los parques cuando esto suceda?

Creo que el creciemiento de población en África es diferente del de los países occidentales. Es cierto; habrá 160 millones de tanzanos en 2048, con lo que no podemos proteger estas maravillosas especies y hábitats sin un cambio de mentalidad.
Como es bastante seguro que no lo habrá, tenemos un proyecto de vallar el parque con el propósito de que nadie reclame esas tierras para la agricultura y se pierdan habitats.

También examinastes las pinturas de leones de la cueva de Chauvet.

Fue uno de los puntos más álgidos de mi existencia como zoólogo.Fuí invitado por el equipo investigador para examinar las pinturas de leones. Ya habían invitado a un experto en bisontes, así que me tocaba a mí. En una de las pinturas se ve a un león subordinado cediendo ante un macho más dominante. Teniendo en cuenta que los leones no eran presas sino rivales por los alimentos, está claro que los dibujó alguien que los observaba y conocía su comportamiento hace 36.000 años.
El ancestro tiene su mérito, ya que yo observo a los leones desde un Land Rover con unos prismáticos, y él sin duda lo hacía desde la entrada de la cueva, donde podía observar a los leones acechar a sus presas, como el rinoceronte lanudo, e interactuar en grupo. La cueva está en lo alto de un acantilado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario