miércoles, 20 de julio de 2016

España: tierra de drones.

"Me siento Supermán. Vuelo entrelos árboles, esquivo obstáculos, vas al filo de la navaja, sientes el riesgo. Es adrenalina pura", me dice Javier Verdegay, un almeriense de 29 años, que se convierte casi a diario en "Javi el verde". A su amigo Daniel Pachón le sucede algo similar. Este pacense de 28 años es conocido en el mundillo de las competiciones de drones como Dani "Pachá".
Estos dos amigos aparecen en You Tube en un video con más amigos, en un bosque de la localidad francesa de Argonay, donde se celebra la carrera de drones con gafas First Person View (FPV), un dispositivo, que a través de una cámara dron, traslada a los pilotos una imagen real y en tiempo real.
La popularidad de las competiciones de drones, entre el aumento del número de competidores como en el del desarrollo de la tecnología empleada para competir, convertirá esta diversión pronto en una disciplina más. "En menos de un año tendremos algo similar a la Fórmula 1, solo que a tres metros del suelo y a 130 kilómetros por hora" vaticina Richard Vinuesa,director dela primera carrera de drones que se celebrará en 2016 en España.
La FPV Racing Spain, que se disputará en El Escorial, reunirá a mas de 100 pilotos y será clasificatoria para la final europea que se celebrará en Ibiza el 29 de septiembre. El siguiente paso será la World Drone hampionship, del 17 de octubre, en Hawai, que convertira a los ganadores de las diferentes categorías en campeones del mundo. El premio será de 200.000 dólares.

Los drones realizan labores de inspección industrial de diversas infraestructuras, molinos de viento, paneles solares o tendidos eléctricos. También son fundamentales para la cartografía y los salvamentos.
Todo este mercado apenas existía en 2014 cuando se puso en vigor la primera normativa sobre drones civiles. En 2016 ya hay registrados 1287 operadores con un total de 2320 drones registrados, según la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Las empresas que operan con drones no registrados también van en aumento.

El lado negativo de este mundo es la venta de drones sin la documentación en regla, o sin documentación. "Se estime que, desde 2015, se han vendido mas de 50.000 drones en España", nos explica Santiago Bellver, presidente de la Asociación Española de Drones y Afines (AEDRON) y abogado experto en derecho eaeronautico.
Los drones oficiales llevan una placa con su número de serie y los datos de la empresa operadora. La mayoría de los drones hacen imposible identificar al propietario. En 22 meses de normativa española en vigor, se han recaudado 250.400 euros de multas, sobre todo por volar en zonas no permitidas, como las playas, o los alrededores de los aeropuertos. También está prohíbido volar a una altura superior a los 130 metros.
Tres drones violaron la normativa cuando sus operadores los hicieron volar a 900 metros de altura, en trayectoria de colisión con un Airbus 310 con 168 pasajeros procedente de Francfort hacia el aeropuerto de Bilbao. El piloto de Lufhhansa consiguió esquivarlos. La Ertzaintza no ha localizado a los propietarios para requisarle el costoso equipo tecnológico. Un cuadricóptero impactó contra otro Airbus 310, de British Airwais, con 120 pasajeros a bordo, que se preparaba para aterrizar en Heathrow, y en febrero de 2016 algo similar ocurrió cuando una aeronave de Air France quería iniciar un aterrizaje en el aeropuerto Charles De Gaulle, en París.
La normativa española permite volar a drones civiles con un peso inferior a los 25 kilos, sin que pierda su piloto la conexión visual con él y a unadistancia de este no mayor de los 500 metros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario