domingo, 31 de julio de 2016

Las chinches.

Brooke Borel era una joven reportera especializada en ciencia cuando su apartamento de Brooklyn quedó infestado con chinches. Pasó tres veces. Simon Worrall, cuya página Sunday Book Talk, ha sido un descubrimiento para mí y para este bloh, a pesar de que la canibalizo alegremente, entrevistó a Brooke con motivo de la publicación de si libro Infestado: Cómo las chinches se intrfiltraron en nuestros dormitorios y conquistaron el mundo.

Cimex lectularius, el chinche común es uno de los invertebrados más repulsivos del planeta. ¿Qué les atrae de nosotros?

El CO2 de nuestra respiración y el calor de nuestros cuerpos. Otrros hematófagos como los mosquitos son atraídos por otras sustancias químicas que exhalamos.

Esos bichos tienen unas picaduras molestas. ¿Qué métodos son eficaces para desembarazarnos de ellos?

Tienes que lavar y secar tu ropa a temperaturas muy altas. Es probable que se usen sprays insecticidas, pero no son recomendables en exceso porque son como los antibióticos para las bacterias. Usados en exceso las chinches pueden volverse resistentes.
En Irán se usan pétalos de crisantemo. La razón es que estos pétalos contienen una sustancia que repele los chinches, los piretroides.
Las temperaturas muy altas también matan a estos desagradables insectos. Se dan casos de gente que ha quemado la ropa de cama o incluso sus casas para desacerse de ellos, y luego han tenido que dar explicaciones a agentes de seguros poco complacientes.
Dices que llevan desde la Prehistoria con nosotros.

Por lo menos. Al principio parasitaban a los murciélagos, pero los humanos empezaron a protegerse de las inclemencias del tiempo en las cuevas. Y descubrieron que nuestros cuerpos estaban calentitos. Las chinches se las apañaron para colonizar los asentamientos humanos, y viajar con nosotros por todo el mundo.
Y pican como condenadas...

Depende de tu sistema inmunológico. Alguna gente lo pasa muy mal, otras apenas reciben mordiscos. Pero, como digo en mi libro, hay quien ha llegado a suicidarse. He recibido una carta de una lectora esta semana. Su hija se suicidó a causa de las picaduras de chinches. Me envió una serie de poesías que la madre escribió en honor de su hija. Las incluiré en la próxima edición de mi libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario