miércoles, 27 de julio de 2016

Terry Masear rescata colibríes heridos.

Terry Masear es el autor de LAS COSAS MÁS RÁPIDAS CON ALAS: RESCATANDO COLIBRÍES EN HOLLYWOOD. Hemos adaptado una entrevista con él para que nos hable de estas apasionantes aves.

¿Cuál es la relación entre Hollywood y los colibríes?

!No hay ninguna! (Sonríe) Pero cuando los rodajes y la estación de cría coinciden hay problemas. Los pollos no tienen experiencia en vuelo y se suelen estrellar contra el atrezzo o contra las cámaras. La gente del cine no suele traernos a las aves heridas en persona. Suelen enviar a sus empleados.
Hay cierta estrella del rock, que estaba celebrando una fiesta, y tiró acidentalmente un nido. !Nos pidió llorando que rescatáramos los polluelos! Temía que su reputación quedase dañada si los animalistas llegaban a enterarse.

¿Cómo te viste involucrado en el rescate de colibríes?

En la primavera de 2003 uno de mis gatos abisinios escapó de casa durante una tormenta y volvió con un polluelo herido. Localizé a Jean Roper, la rehabilitadora más experta de Los Ángeles, y puse el polluelo en sus manos.
La siguiente primavera, rescaté otro pollo que se había caído del nido durante unas lluvias torrenciales. Entonces decidí convertirme en un discípulo de Roper, que fue mi mentora.

¿Cómo evolucionaron los colibríes?

Creo que descienden de los dinosaurios terópodos de 600 libras, que deambularon por el planeta hace 220 millones de años. Eran dinosaurios muy veloces. Pero durante los siguientes 50 millones de años evolucionaron hasta convertirse en las primeras aves.
Los colibríes se miniaturizaron desde sus orígenes prehistóricos, hasta no abultar más que una moneda. Son feroces y actúan como si todavía gobernasen la Tierra. Son los dinosaurios que ganaron con la evolución.

Háblanos de sus inreíbles habilidades de vuelo.

Pueden hacer piruetas mientras mueven las alas 60 o 120 veces por segundo, por lo que son difíciles de ver. Pueden volar hacia atrás, lateralmente, esquivar obstáculos, planear, o rotar 360º mientras vuelan. Son un milagro de la microingenieía biológica.
No son las aves más rapidas en términos de millas por hora, pero pueden volar 360 metros en un minuto. Son más rápidas maniobrando que ninguna otra ave. Muchas de sus habilidades son compartidas con los insectos.

Dices que rescatar los polluelos desatendidos de colibrí requiere toda una comunidad. ¿Por qué?

Porque estas aves están intentando convivir con 18 millones de personas. Si ya lo tenían difícil en la naturaleza con los depredadores, el viento y las lluvias torrenciales, imagínese si añadimos los gatos, las ventanas, las ruedas de los coches, etc...
Una parte importante de los rescates es estar pendiente del telefono. Hay que tratar de curar a las aves seriamente heridas, o a los polluelos que han pedido a sus madres, reparar los nidos dañados, construir los propios y echar un vistazo a las madres durante el periodo de cría.
Una vez tres monjes budistas se sentaron 30 minutos cada uno para comprobar si una hembra atendía correctamente la puesta. Los dos prirmeros no vieron a nadie, pero eso no significa que la hembra no estuviera por ahí. El tercero la vio. Pero, claro, nadie tiene la paciencia de esos monjes.

Y en el corazón del libro guardamos un momento para Pepper, una hembra que sufrió de stress post-traumático. Háblanos de tu experiencia con ella y de la posibilidad de que los colibríes tengan emociones complejas.

Pepper fue una hembra que fue herida seriamente en el pecho y en las alas por un macho que intentó aparearse con ella. Ella luchó con él, pero el final unos empleados de unos estudios de cine me la trajeron.
Al principio lloraba y se golpeaba con las paredes de la jaula tratando de irse. Me recordó a una mujer que tiene síntomas de stress post traumático después de una violación. Entonces me puse a pensar que los colibríes tenían emociones complejas.

Cuéntanos la horrible historia de una familia que intentó rehabilitar por su cuenta un colibrí y acabaron causándole la muerte.

Fue terrible. Algunas personas creen que pueden convertir un colibrí en una mascota, lo cual no es solamente ilegal sino inhumano. Los colibrís no viven tiempo prolongado en cautividad. Pero algunas personas, especialmente los padres con niños, piensan que sí es una buena idea. No son conscientes de que los colibrís comen semillas y néctar, algo que no se vende en las tiendas de animales. El agua azucarada no les proporciona las suficientes proteínas. Neecesitan espacio y proteínas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario